Primero las raíces, luego acompañarlos a ganar sus alas…

alas y raices