ABORDAJE CLÍNICO Y PEDAGÓGICO DE LA DIVERSIDAD CON APORTES MULTIDISCIPLINARIOS

DIPLOMATURA    2017

COLEGIO DE PISICOPEDAGOGOS REGIONAL VILLA MARIA.

Subjetividad(es)

 

Curso de Postgrado:  SUBJETIVIDAD(ES)  

 Docente: Dra. Andrea Bonvillani

Contenidos Mínimos:

Momento 1

Aperturas: de las esencias a los devenires.

Identidad y Subjetividad(es). La subjetividad en el cruce del estructuralismo y el postestructuralismo. Pierre Bourdieu: el habitus como subjetividad socializada. Miradas postestructuralistas: el agenciamiento y la subjetividad como modos de habitar el mundo.

Momento 2

Las subjetividad(es) en el pensamiento latinoamericano

Fernando González Rey: el sentido subjetivo en la matriz histórico-cultural. Ana Fernández: lecturas postestructuralistas para un campo de problemáticas locales

Momento 3

Subjetividad(es) política(s)

Michel Foucault: la subjetividad como pliegue de los procesos de subjetivación sobre los procedimientos de sujeción. Jacques Rancière: la subjetivación en la política, lo política en la subjetivación

Momento 4

Apuestas metodológicas para la exploración de la(s) subjetividad(es).

La búsqueda del sentido. El arte de conversar. El taller: cruces entre subjetividad(es) y grupalidad(es). Etnografías (otras). Cartografías. Reflexividad

.

Destinatarios:

Profesionales de las Ciencias humanas y sociales (universitarios y terciarios, personas que trabajen en espacios institucionales u organizativos en los que se desarrollen proyectos vinculados a la temática del curso y quieran profundizar en la formación al respecto

Estudiantes avanzados de la carrera de Psicología de la U.N.C.

E-mail para contactos: postpsi@psyche.unc.edu.ar

Duración: semestral

Inicio: 13 de agosto 2016

Finalización: 26 de noviembre 2016

Días: Sábados.      Hora: 10 hs a 15 hs.    Frecuencia: Quincenal

Total de encuentros: 8

Cronograma: 13/08; 27/08; 10/09; 24/09; 8/10; 22/10; 5/11; 26/11

Carga horaria: 55 horas (40 hs. presénciales y 15 hs no presénciales)

Cupo: Mínimo: 15 alumnos. Máximo: 50 alumnos.

Aranceles: Curso Completo: $1500 Cuotas: Inscripción $ 300 y 2 cuotas de $ 600


Síntesis curricular Dra. Andrea Bonvillani

Doctora en Psicología por la Universidad Nacional de Córdoba, Posdoctorado del Centro de estudios avanzados de la misma universidad.

Ex – Becaria de Doctorado y Postdoctorado CONICET.

Profesora a cargo de la Cátedra de Teoría y técnicas de grupo y profesora Asistente en la Cátedra de Psicología social de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba.

Coordinadora Académica de la Carrera de Maestría en Intervención e investigación Psicosocial (MIIPS) de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba.

Directora de distintos proyectos de Investigación a nivel local e internacional en el cruce de temáticas: juventudes-política-grupalidad, entre los que se destaca su participación de varios años en el Grupo de Trabajo de CLACSO “juventud, política y cultura”.

Actualmente dirige el Proyecto “Grupalidades juveniles y politicidad. Explorando los sentidos políticos de las prácticas culturales colectivas de los jóvenes de sectores populares cordobeses”, que cuenta con Subsidio Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Córdoba.

Coordinadora del Grupo de Trabajo CLACSO “Ciudadanías críticas, subjetivaciones y transformaciones sociales”, periodo 2013-2016

LAS GRAMÁTICAS DEL SUJETO.

1934625_1093861827325978_8737765926884226424_n.jpg

Varios autores, pero en especial, Paul Ricoeur , asi como Julia Kristeva, emplean la teoría de la narración-ficción para hacer hipótesis sobre la constitución el sujeto; específicamente, cómo el sujeto se construye a través de la narración. Si pensamos al sujeto como un texto, éste puede ir autoconstruyéndose en la medida que se va narrando…,

Me pregunto: ¿Hay acaso una gramática de la subjetividad en proceso?, ¿hay pautas, formas, modelos para escribirse como sujeto? ; ¿se configuran acaso  figuras topológicas, sintaxis, procesos de semiosis, que van negociando significados pero que luego ceden inevitablemente a la seducción de las cartografías bocetadas por el huidizo deseo?… ¿Qué rol cumpliría el psicólogo,? De orientador, de compañero de ruta de otro que busca codificarse y descifrarse a si mismo?   Acudiendo a una experiencia personal, contaré que un día, cuando llevaba a mi hija Florencia de 4 años hacia el  Jardín maternal al que concurría,   ella,  con su especial sagacidad  me pregunta: -Mamá, ¿existimos en realidad o simplemente somos un cuento que alguien está contando  y cuando se acabe el cuento nos morimos…?” Ese “alguien” que Florencia menciona sería el contador del cuento que da marco material o virtual a una historia… a la historia del otro. De alguna manera Florencia estaba poniendo en palabras desde la intuición del niño, algo que sabemos desde la investigación psicoanalítica,  desde la medicina, desde la sociología, la importancia del otro para sobrevivir y para constituirnos como seres humanos. Y no de cualquier otro, sino otro que nos nombre, que primero nos inscriba y nos escriba en su propia vida, nos de los nutrientes afectivos y materiales necesarios,  y nos enseñe el camino para escribirnos, para tener autoría de pensamiento, para ser luego los escritores de nuestra propia historia.  En toda etapa de nuestra vida, necesitamos de otro,  que nos registre, que nos reconozca, que nos sirva también de espejo.

Las carencias afectivas, las ausencias de las personas amadas, la violencia, el abuso sexual, las disfuncionalidades de los vínculos tempranos, van modelando el psiquismo infantil de tal forma, que podríamos pensar que dejan “huecos”, como agujeros negros que absorben la energía que, de otro modo, libre,   el sujeto podría canalizar a través de la creatividad; esa  energía que no se puede  sublimar  quedaría  enquistada en determinadas estructuras, encapsulada como un reservorio  energético… Entonces me pregunto: ese reservorio energético que no pudo sublimar, re-orientar en sus fines,  ¿se podrá volver a utilizar en alguna otra etapa y circunstancias de la vida? Vuelvo a mi metáfora tomada prestada de la Astronomía: Hasta hace poco, pensábamos que los agujeros negros tragaban la materia cósmica de su rededor y nunca más la liberaban,  buceando  en publicaciones científicas, leí que un gran agujero negro “traga-galaxias”, escupió literalmente un “quásar”; no pude evitar relacionarlo con algunas de mis ideas o metáforas explicativas acerca del aparato psíquico, más exactamente, de los agujeros negros del inconsciente y acudió en mi ayuda Julia Kristeva. Ella considera que el desarrollo de la actividad representativa del sujeto, implica un fenómeno de “revuelta”, que es una posibilidad de posicionarse subjetivamente recreando y re editando situaciones productivas que sucedieron en el pasado de la persona…

Dice Kristeva, “…como soy de formación lingüística me dedique primero a entender el significado de la palabra “revuelta”, que tiene origen sánscrito y quiere decir: pasar hacia atrás y volver hacia el futuro”

“A diferencia de las certezas y las creencias, la revuelta permanente es ese cuestionamiento de sí mismo, del todo y de la nada, que evidentemente, ya no tiene lugar o razón de ser” J. Kristeva. El provenir de la revuelta. 1998.

Haciendo flexión con este término y concepto de Kristeva, podemos pensar que para que se produzca esta re-vuelta, el sujeto debería poder “viajar” a  través de su historia libidinal, buscando algo así como “puntos de restauración del sistema”, instancias en las que “funcionó bien”, para poder tomar de allí los significantes, la energía necesaria para construirse una nueva identidad al modo como construían las antiguas civilizaciones sus ciudades: la nueva sobre los cimientos de la vieja. ¿Podremos, en determinadas situaciones, obtener “material” para re-construirnos de esos “agujeros negros” del inconsciente? Esto sin duda permitiría al sujeto transformarse, crearse acorde a sus necesidades actuales, pero sin dejar de reconocerse; de pertenecer a un grupo, de tener una historia común con otros, pero haciéndose dueño de su deseo y por lo tanto de su identidad. La revuelta, sería a mi modo de ver un acto de libertad, una búsqueda emancipatoria.

 

 

Silvia Pérez Fonticiella.

Jugar el juego de los posibles….

gopal naskar 3    Madurar,  implica saber perder sabiamente algunas cosas,que en general son del terreno de las idealizaciones, cargadas de las expectativas que tenían nuestros padres sobre nosotros, y que las hicimos propias,  sin cuestionar demasiado; pero me parece que la tarea más difícil de madurar, es comprometerse en la re-invención de una nueva versión de nosotros mismos, abrazar proyectos, construir reales posibles y no negociar con la vida la renuncia a ellos.   Spf.
“Una mezcla sutil de creencia saber e imaginación, construye delante de nuestros ojos la imagen, sin cesar modificada, de lo posible.
Es a esta iamgen con la que confrontamos nuestros deseos y nuestros temores. Sobre este posible, modelamos nuestro commportamiento y nuestras acciones. En un sentido, muchas actividades humanas , las artes, las ciencias las técnicas, la política, no son sino maneras partiuclares, cada una con sus propias reglas de jugar el juego de los posibles.” Francis Jacob. 

gopal naskarLas obras son del querido amigo Gopal Naskar, y pueden apreciarlas en : https://www.facebook.com/gopal.naskar.39/about  

Pictures from dear friend Gopal Naskar , you may appreciate them on : https://www.facebook.com/gopal.naskar.39/about

Thanks Gopal Naskar for your marvelous art!!

“Rebelarse” para “revelarse”…

images (1)

man ray

“Solamente los que arriesgan llegar demasiado lejos son los que descubren hasta dónde pueden llegar. T.S. Eliot.
Pienso, que transgredir cualquier límite, nos puede llevar a una situación de conducta disruptiva, invasiva y de ese modo generar vínculos insostenibles con los demás, pero no transgredir ninguno. nos ocultará por siempre nuestro reservorio de vida, de sueños, de añoranzas, nuestra potencialidad para crear y para ser reales constructores de nuestra persona.
Por eso a todos nos hace falta transgredir, “rebelarse”, para poder  “revelarse”…pasar por ese momento mágico, por esa nueva oportunidad de parirnos que nos da la vida, que como en la fotografía, en un espacio y tiempo propicio, a una “temperatura” adecuada, la emulsión en la placa fotográfica torna visible y compartible a nosotros y a los otros aquello que sólo se ve con el corazón…eso que desborda lo que el ojo puede captar, aquello que me muestra, y muestra, no sólo lo que soy, sino lo que puedo llegar a ser, aquello que hace visible los mejores colores que todo ser humano siempre tiene en su interior.

S. Pérez Fonticiella.

camara fotografica

LOS SUPERHÉROES ACTUALES, ¿SON UN MODELO NOCIVO PARA LOS ADOLESCENTES?

superheroes

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/08/13/psiquiatriainfantil/1281723738.html

¿LA IDENTIDAD SE HEREDA? EL PROYECTO PARENTAL Y SUS CONTRADICCIONES – Por Silvia Pérez Fonticiella y Mario Valdez

hrencia

 “Somos hijos de las propias representaciones que nuestra mente guarda

de aquellos que nos engendraron “.

Silvia Bleichmar.

La familia es un sitio privilegiado en la incorporación de la historia y la fabricación de los “herederos”, la herencia es la estructura de trasmisión que determina el marco en el cual el niño es inscripto y sobre esta base se apoya el proyecto parental, es decir el conjunto de representaciones que los padres se hacen del futuro de sus hijos. El proyecto parental funciona a modo de “correa de trasmisión” de la historia, ya que por un lado impulsa elementos que marcarán la trayectoria posterior del niño y opera como lugar de inscripción del deseo inconsciente de los padres. Funciona a modo de “modelo registrado” en cada niño que se encuentra en la frontera entre el narcisismo infantil y el imaginario parental.

Se registra un movimiento circular dialéctico en el cual se reactualiza la trama generacional, ya que los padres reactualizan lo que han vivido con sus propios padres, perpetuando así cada nueva etapa. El proyecto parental es un proyecto socio-psicológico que trasmite, no sólo los deseos conscientes e inconscientes de los padres respecto a sus hijos, sino también un proyecto social portador de las aspiraciones del medio familiar y cultural, condicionados por el contexto social que favorece u obstaculiza su realización. Es por esto que de Gaulejac enfatiza que este proyecto se actualiza constantemente en la medida que las aspiraciones se modifican en función de condiciones objetivas de realización, así como de la posición social que los padres ocupan; y más importante aun, de la relación que ellos mantienen frente a esa posición.

El proyecto parental se ajusta a las condiciones sociales de existencia, a las que son confrontados los padres en su propia trayectoria, por lo que reflejan sus estrategias de ascenso social y sus temores de descenso. Esta dinámica de trasmisión permitirá comprender la dinámica interna de la historia familiar  y en particular, las contradicciones que van a influir la trayectoria futura de sus hijos.

CONTRADICCIONES DEL PROYECTO PARENTAL

“Los niños han dejado de ser los depositarios de los sueños fallidos de los adultos”. 

Silvia Bleichmar.

Los padres operan a través de dos lógicas diferentes: por un lado incitan al niño a la reproducción y por la otra, lo instan a la diferenciación; su proyecto de transmisión expresa miedos y deseos contradictorios: Miedo a que el hijo llegue a ser como ellos pero a la vez sienten miedo de que sea alguien diferente. La lógica de reproducción conduce a la imitación, al conformismo, pero a la vez desean que el hijo realice todos los deseos que ellos no pudieron concretar. Es decir, que sea “alguien” diferente a ellos. Esta contradicción divide al niño entre el deseo de realizar el ideal de sus padres y el deseo de escapar a la ilusión de ese niño imaginario.

De esta manera, es necesario considerar el proyecto parental como un conjunto contradictorio que propone objetivos a alcanzar y a la vez evitar la ambivalencia de modelos y anti-modelos. El proyecto parental determina identificaciones posibles e imposibles, deseos de logro social, identificación con ciertos modelos e ideologías que estructuran los ideales personales; pero la realidad social impone sus propias lógicas y rupturas que determinan la naturaleza del guión que el proyecto propone.

Aquellos niños que pertenecen a la clases menos favorecidas se ven confrontados a un doble mensaje, ya que si bien los padres desean que tengan mejor calidad vida, desean a su vez que sigan siendo solidarios con su medio y luchen contra las clases dominantes. Esto configura un mensaje contradictorio en sí mismo, ya que se le imprime un discurso que le impulsa a ser burgués, pero por otro lado a luchar contra los burgueses. Ante esta situación contradictoria, el hijo generará “culpa” si no lo logra, por no satisfacer el proyecto parental, pero también culpa si lo logra, por la distancia social que lo distará de sus padres. Esta culpa del niño se contrapone al resentimiento de los padres si el hijo no lo logra, debido a que tomará conciencia de la reproducción de su propia miseria. A su vez sentirán el resentimiento si lo logra porque lo verán adquirir nuevos habitus.

En el caso de las familias de medios conservadores o en regresión existe un fenómeno de peso ideológico que retrasa la evolución de los sistemas de valores, ideas, y la evolución de condiciones concretas de vida. En estos casos, los padres proponen principios morales y valores, tomados de los abuelos, pero en condiciones socio-históricas diferentes a aquellas. Esta contradicción se ve acentuada en familias que pasan de un contexto rural a un contexto urbano o en aquellas familias en descenso social. Es decir que el proyecto parental se sitúa en la articulación de los juegos del deseo entre padres e hijos y de las estrategias sociales de adaptación de los individuos a las plazas sociales disponibles en el mercado de la distribución antroponómica (Bertaux, 1979)

PROYECTO PATERNO – PROYECTO MATERNO

Cada uno de los padres es portador de su propio proyecto en virtud de su trayectoria y posición social singular, que pueden entrar también en contradicción y conflicto con el proyecto parental. El proyecto parental representa en general la lucha entre dos linajes que tratan de asegurarse la perpetuación de la herencia familiar. Esta lucha será más intensa en la medida en que los proyectos singulares de los padres sean más opuestos, (diferencias sociales, ideológicas, culturales y económicas). Lo que se pone en juego, en realidad, son las relaciones de dominación que tienden a perpetuarse en la pareja; el hijo se encuentra confrontado con ellas a través de los conflictos entre el proyecto paterno y el materno. En estos procesos pueden destacarse en el proyecto parental, tres niveles de contradicciones:

  1. Contradicciones internas del proyecto

Son las contradicciones vividas por cada uno de los padres y/o de los padres entre sí. Estas recaen directamente sobre el hijo, quien asume la misión de concretar lo que los padres no han logrado, reparar sus errores o realizar sus deseos inconclusos.

  1. Contradicciones en relación con el proyecto

Expresan la relación de los padres con los hijos y especialmente reflejan la puesta en lo real de los conflictos edípicos.

  1. Contradicciones en la realización del proyecto

Aquí se expresa el desfasaje existente entre los ideales que se proponen y los medios que se le dan al niño para alcanzarlo, o bien entre el contenido del proyecto y sus condiciones objetivas de realización. Estas contradicciones deben ser entendidas interactuando unas con otras dentro de un sistema.

De Gaulejac propone analizar este fenómeno desde una perspectiva dinámica que comprenda el proyecto parental como un movimiento que conduce a cada individuo a ser a la vez hijo y padre.El hijo que se convierte en padre tiende a transmitir a sus propios hijos las estrategias que el inventó para enfrentar las contradicciones que lo atravesaron. Estas estrategias y mediaciones forman parte de la identidad heredada.