La encrucijada de Caperucita por Silvia Bleichmar.

caperucita y el lobo

 

LA ENCRUCIJADA DE CAPERUCITA

Por Silvia Bleichmar

Caperucita Roja no es ingenua por haberle creído al lobo, sino por haber convertido la evidencia de de las enormes orejas, la gran nariz, las manos peludas, en objeto de una interrogación al servicio de la desmentida, buscando en las respuestas que recibía una racionalidad que anulara su profunda sospecha de que no estaba, en realidad, ante su abuelita. Por eso, en lugar de huir, siguió preguntando, no a la búsqueda de la verdad que de algún modo conocía, sino en el intento de que la respuesta oficiara al servicio de su deseo de anulación de la percepción: orejas grandes para oírte mejor -qué mayor halago que ese- manos grandes para tocarte mejor -qué hermoso, cómo me quiere mi abuelita-, ojos grandes para mirarte mejor -soy tan bella, objeto de la mirada amorosa que requiere ojos grandes para poder apreciarla. Boca grande para comerte mejor, y ya es tarde, ya está en las fauces y en la barriga del lobo, hasta que alguien venga a liberarla, porque no sólo ha quedado atrapada sino que ha cedido las pocas fuerzas que tenía para evitar su captura o destruir a su captor.

La ingenuidad no es una virtud, y si se la presenta como tal es porque en ella se sostiene el usufructo de quienes se aprovechan del que la padece en beneficio propio, ya que esta se caracteriza por un ejercicio de la creencia sin empleo de juicio crítico para separar lo verdadero de lo falso, lo posible de lo imposible, y, muy en particular, y ese es su mayor problema, para desestimar el reconocimiento de aspectos visibles de la realidad que descalificarían el deseo de que esta fuera diferente.

Pero, como lo demuestra Caperucita, detrás de la ingenuidad hay un deseo de obtener algo, y si bien la víctima de su propia ingenuidad podría merece nuestra simpatía, es indudable que su motivación no es tan pura como se supone: quien compra un billete premiado de lotería, cree aprovecharse de un paisano que debe volver a su pueblo para hacerse cargo de un pariente enfermo; quien compra un buzón, supone que el pobre hombre que se lo está vendiendo ya no puede estar en esa esquina porque padece alguna tragedia que lo captura; y, sin duda, quien compra la presunta honestidad de un dirigente político corrupto, lo hace a expensas De cerrar los ojos a la evidencia para lograr algún tipo de usufructo que no es necesariamente complicidad en el robo pero sí cierto status quo que le garantiza no modificar las condiciones en las cuales sobrevive, instalado muchas veces sólo en un séquito que lo protege y al mismo tiempo le impide darse cuenta de que si el mundo exterior está lleno de temores desconocidos, también lo está de oportunidades que no se adquieren sin riesgo.

La ingenuidad, francamente, me produce rechazo. De ingenuos está llena la complicidad de “los inocentes” con el terrorismo de Estado, con los ladrones de bienes públicos, con los golpeadores familiares, con la injusticia en general. El ingenuo, “el inocente”, como diría Broch, no es sino alguien que cierra los ojos a la amenaza o sufrimiento hasta que este se le viene encima. La ingenuidad política es, también, des-responsabilidad.

Por el contrario, la esperanza, si bien se esfuerza sobre el cumplimiento de un deseo, sostiene su racionalidad en la apreciación de los hechos de la realidad, y en su posibilidad de incidir en ellos. Se tiene esperanza no sólo cuando se aspira a que algo cambie en una dirección deseable, sino también cuando se avizoran las condiciones que lo posibilitan; y más esperanza se tiene cuando se participa de la posibilidad de lograrlo. A diferencia de un iluso, pariente demenciado del ingenuo, la esperanza implica una evaluación de las condiciones de realización futura de un logro no alcanzado. Pero como tal, implica un reconocimiento de los recursos posibles y de su empleo.

Que la esperanza se sostenga sobre el trasfondo de los sueños de los seres humanos es inevitable: en el horizonte mismo está aquello que se anhela, pero se sabe que sólo traza una dirección de recorrido, y no realmente una meta. Del mismo modo ocurre con la Utopía, el error es considerarla objetivo político y no horizonte ético de la acción, ya que en los principios que sostienen su vigencia trasciende la posibilidad de rehusarse a la desigualdad como destino y al sufrimiento de las mayorías como única opción viable. Los descreídos pretenden que todo esperanzado es un ingenuo. En realidad, atacan la esperanza desde un lugar que está signado por la desilusión. Como las jovencitas que no creen en el amor porque al primer desencuentro se convencieron de que no hay príncipe azul y en razón de ello afirman que toda enamorada es una ingenua – ya que el hombre encontrado nunca será el de la imagen soñada-, corroen las posibilidades de vida de quienes luchan por hacer realidad sus sueños y por aceptar que entre el espacio virtual del deseo y el espacio real de la vida no necesariamente hay disociación pero sí un recorrido que sólo se acorta, sin agotarse nunca, con acciones tendientes a modificar la distancia. El desencantado es en realidad un ingenuo que anuló su propia percepción de la realidad, desmintió los aspectos desilusionantes, confió de manera pasiva en que esta se le diera como la deseaba, y vive añorando su propia creencia pero avergonzado por ella ya que nunca terminó de protagonizarla.

Como Caperucita, que al menos tiene la dignidad de no acusar al lobo de haberla engañado ya que sería inadmisible aún para su infantil inteligencia reprocharle al lobo que sea lobo, el ingenuo desengañado debería reconocer que, como dice Amos Oz, “la desilusión es el sobreprecio acumulado del autoengaño”. Por el contrario la esperanza, como el amor, siempre está presta a encontrar nuevos objetos en los cuales realizarse, a los cuales ceder la posibilidad frustra de los proyectos anteriores.

Publicado en: Caras y Caretas. Buenos Aires, julio de 2005, año 44, nº. 2188, p. 52.

PSICOLOGÍA: LOS SECRETOS DE FAMILIA EN LA CONSTITUCIÓN DEL SUJETO – Por Silvia Pérez Fonticiella y Mario Valdez

secretos

Nosotros somos las palabras que cuentan lo que somos”

Eduardo Galeano.

La transmisión familiar forma parte del bagaje constitutivo del sujeto y será este mismo el encargado de transformar lo heredado con su singularidad, para ser definitivamente sujeto, portador de semejanzas y a la vez diverso de las inscripciones familiares. Esta herencia estará significada con valores, modelos y deseos, pero también con los efectos de sucesos traumáticos de las generaciones que preceden al sujeto, ya que los acontecimientos no elaborados forman parte también de los significantes que habrán de heredarse. M. Mannonni expresa: “Al hacer en la realidad tabla rasa del pasado, los adultos olvidaron que el discurso del pasado seguía estando inscripto en el inconsciente del niño y continuaba produciendo sus efectos en el nivel del síntoma”. De esta manera, el niño se vuelve el soporte de lo que los padres o la familia no puede afrontar.

Aquello que conforma un secreto familiar por contenidos que avergüenzan, que duelen, que intentan ser olvidados,  pueden producir algún tipo de perturbaciones en los sujetos que se están conformando. Dice Faimberg: “Aquello no tramitado en el psiquismo de los padres y antepasados, puede inundar el psiquismo infantil por vías identificatorias. De tal modo, excesos no elaborables ocupan al niño, cuyo psiquismo se encuentra demasiado lleno”. Estas circunstancias, indudablemente, afectan no sólo los procesos de simbolización sino la forma de acercamiento al aprendizaje.

El secreto personal en sí mismo no es el problema, ya que ese espacio de pensamiento es parte de la intimidad y debe ser respetado, ya que favorece los procesos de simbolización, pero no sucede lo mismo con los secretos familiares. Estos tienden a afectar y debilitar el pensamiento y la propia identidad, que aún está en proceso en el niño. Los secretos familiares están conformados habitualmente por mentiras, deformaciones de determinados episodios o por el silencio mismo sobre temas anteriores, de los que sólo se filtran los significantes porque son puramente inconscientes.

Tampoco significa que la verdad descarnada fuera el método recomendable, sino que a su momento todo debe ser planteado. Silvia Bleichmar habla de “sincericidio”, cuando un decir no corresponde y daña a un tercero. Dice la autora: “La moral pasa por el respeto al tercero y no por la defensa de la verdad en sí misma. La verdad es, pues, un bien que debe ser administrado con prudencia. (S. Bleichmar, 2007:34)

Alicia Fernández se refiere a la matriz primigenia, la que está conformada por madre-niño-padre, como una manera adecuada y necesaria para adquirir autonomía y aprehensión del mundo, en etapas que van desde las posturas más intuitivas hasta otras que denotan mayor grado de maduración, para una correcta incorporación de la lógica de las operaciones concretas, con miras hacia  la abstracción.

Para configurar su propia modalidad de aprendizaje, su propia manera de estar en el mundo, la niña debe des-simbolizar esa matriz primigenia con la que ha sido codificada por su familia. Todo hijo produce de alguna forma, en mayor o menor grado, una especie de “ruptura epistemológica” con las cosmovisiones, teorías y modelos de los padres que, inevitablemente, lo llevarán a re-encontrarse con nuevas significaciones que le permitirán escribir su propia matriz vincular significante.

Pensamos que los secretos familiares, conforman huecos, lugares vacíos en la matriz significante, que dificultan las posibilidades del sujeto de anudar su cadena de simbolizaciones  y producir  autoría de pensamiento.

En toda paternidad hay un doble discurso: uno manifiesto y otro es el discurso “de lo reprimido”. Un hijo siempre representa algo que incorpora, que se gana, pero también algo que se pierde.

Cada sujeto siempre debe confrontar con el problema del deseo, de la muerte y de la Ley como parte de la historia de su grupo de pertenencia; de este modo, se vuelve portador de imperativos, culpas y contradicciones. Los dobles discursos parentales, los abandonos, las pérdidas y lo secretos, tienen efectos poderosos sobre el niño. Desde los aportes del psicoanálisis se sabe que los hijos se hace cargo de la culpa de la separación de sus padres. Maud Mannoni cita el caso de Brian, paciente de la doctora Laing, quien dice textualmente: “Ahora que me reconocen como malo, sólo me queda ser malo”.