CINCO GRANDES MITOS SOBRE LOS LÍMITES PERSONALES

Los límites están en todas partes, presentes casi en cada rincón de nuestras vidas.

limites-y-normas

http://psicopedia.org/2563/cinco-grandes-mitos-sobre-los-limites-personales/

 

¿Por qué nos asusta tanto aprender Matemática?

gente asustada

Leer artículo en:

http://www.oei.es/divulgacioncientifica/entrevistas_101.htm?utm_content=buffer28179&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

animales asustados

El falso 10% de ‘Lucy’ y otros mitos sobre el cerebro humano

LA NEUROCIENCIA Y EL CINE.

LUCY

Leer artículo en:

http://www.perfil.com/ciencia/El-falso-10-de-Lucy-y-otros-mitos-sobre-el-cerebro-humano-20140921-0045.html

cerebro engranajes

FREUD Y EL MITO DE EDIPO

Edipo

“El Edipo sostiene su importancia vital para la constitución del sujeto en su inscripción milenaria dentro de las estructuras mismas de la sociedad. Sostiene la organización simbólica de la familia y se podría decir al respecto que si el niño lo vive es precisamente porque debe socializarse.”

A Rifflet- Lemaire

 A partir de Freud, la historia de Edipo comenzó a considerarse como el relato de la fábula más antigua de nuestro deseo y nuestro inconsciente. Con la publicación del libro Anti-Edipo, Deleuze y Guattari (1972) intentaron poner de relieve que la tríada edípica no revela una verdad atemporal, así como tampoco se trata de una verdad profundamente histórica del deseo.

Por su parte Michel Foucault (1984) advierte que:

Edipo no sería pues, una verdad de naturaleza sino un instrumento de limitación y coacción que los psicoanalistas, a partir de Freud, utilizan para contar el deseo y hacerlo entrar en una estructura familiar que nuestra sociedad definió en determinado momento. (Citar: La verdad y las formas jurídica, México, 1984, Editorial Gedisa)

Carl Schorske realiza una crítica a Freud, cuando argumenta que el padre del psicoanálisis consideraba al complejo de Edipo como el núcleo de la neurosis, suprimiendo la significación pública del mito en provecho de su único sentido psicológico y rara vez interpretado como la expresión de aquello que se pone en juego socialmente. Para ver de qué manera las condiciones socio-históricas y dicho complejo interfieren en la vida de cada individuo, se debe: “analizar la dinámica edípica y los procesos de identificación que instaura, como un complejo socio-sexual que traduce una interacción entre elemento psíquicos y elementos sociales.” (De Gaulejac 2013).

Por lo tanto, el complejo de Edipo es el momento en el que el sujeto se constituye en una relación triangular y provoca que el niño salga de la relación dual de la indiferenciación y lo confronta a la socialización del deseo, a encontrar objetos a investir fuera de la relación paterna-materna. Es decir, que se introducen las relaciones afectivas dentro de la dinámica de las relaciones sociales, lo que permite al sujeto canalizar la actividad fantasmática y conformar su ser social.

Se resalta de esta manera la importancia del complejo de Edipo en el desarrollo psíquico que conforma el aprendizaje de la diferenciación y de la identificación, entre la reproducción y el cambio, lo que permitirá al individuo ir en busca de una identidad y fundarse como individuo social. En palabras de de Gaulejac (2013):“Es decir que la trama edípica que abre al niño la posibilidad de operar elecciones en cuanto a los objetos de sus deseos y sus identificaciones contiene una dimensión social esencial”

Las lógicas de identificación y diferenciación se confrontarán en un proceso complejo mediante un sistema de relaciones organizadas y relativamente estables, las que llevaran al individuo a explorar dónde se encuentra posicionado en el orden familiar y social. Por lo tanto, la importancia social del Edipo reside en ser el primer proceso de ajuste entre el individuo y el lugar que le es asignado.

Ya que la personalidad es un conjunto de elementos corporales, psicológicos, ideológicos, culturales y sociales, el niño se sitúa, en el momento del Edipo, en un movimiento que le permite elegir, separar, probar diferentes modos de reunir, de relacionar, a buscar diferentes figuras de identificación que le son propuestas; en definitiva, el individuo transita la experiencia de su auto-constitución. Los procesos psíquicos, (identificación y diferenciación), atravesados durante esta constitución, tienden a ligarse y relacionarse con otros objetos, entidades e instancias. Es por esto que los conflictos surgen cuando dichos elementos no pueden adherirse ya que contienen aspectos contradictorios.

Prof. Lic. Neuropsic. Silvia Pérez Fonticiella

Prof. Lic. Mario Valdez

Psicopedagogía Clínica

Neuropsicología