¿Cómo estimular al bebé durante el embarzo?

Antes de ser gestado un bebé siempre es pensado. La idea, el deseo de un bebé , se entreteje en los universos oníricos , en las redes conscientes e inconscientes de mujeres y de hombres…Por lo tanto, un bebé , nunca es un accidente… Silvia PF

Nos pareció muy interesante y con muy buena fundamentación teórico-metodológica esta Tesis sobre estimulación del bebé in útero. Se trata de reunir diversas perspectivas y estrategias en un corpus organizado, para hacer del embarazo un proceso más placentero para el bebé y la familia.

angel bebe

 

https://www.dropbox.com/s/mw12l2moclrceue/manualestimulacionin%20utero.pdf?dl=0  Descargar la Tesis

NEUROLOGÍA    FETAL.

“Desde una perspectiva biológica, el recién nacido es un viejísimo anciano, pues ya ha recorrido la mayor parte de las etapas de su larga evolución humana.”

  Arnold Gesell.

A raíz de los avances tecnológicos como el ultrasonido, la determinación de algunos marcadores bioquímicos para detectar trastornos del desarrollo embrionario y fetal como la alfafetoproteína y mas recientemente el diagnostico prenatal, incluso la preimplantación de embriones, ha surgido la necesidad de conceptuar una rama de la medicina que específicamente se enfoque al estudio y cuidado del embrión y posteriormente del feto, posibilitando detectar alteraciones prenatales que en ocasiones pueden contrarrestarse o al menos alertar al clínico para tratar de prevenir secuelas para la vida futura de un ser humano.

La importancia de programar el embarazo.

La procreación se percibe y se da de una manera tan natural, que a veces ocurre aun cuando no se espera o no se desea, y de este modo ni la mujer misma ni la pareja se preocupan de investigar si están en condiciones óptimas para concebir, llegar a buen termino un embarazo y/o satisfacer las necesidades integrales de ese nuevo ser.

Paradójicamente las mujeres con menor acceso a la informacion y a los servicios de salud son también las de menos recursos y las que se exponen mas tempranamente con menor intervalo y mas veces al embarazo no planeado; en ocasiones sin permitirse reflexionar si es o no deseado, simplemente lo aceptan. Así  tenemos embarazos en adolescentes, en mujeres desnutridas, con todo tipo de enfermedades crónicas,  con antecedentes de enfermedades hereditarias,  siendo estas condiciones desventajosas para sus futuros hijos ya desde la etapa prenatal.

 

En las últimas décadas se están produciendo avances enormes en el conocimiento de la normalidad en el desarrollo y la maduración del cerebro fetal, en la detección de los signos y los síntomas de sufrimiento de este, y muy especialmente de las causas que lo producen.

 

Los mecanismos cerebrales desde su determinación genética tienen la capacidad de recibir, percibir, analizar, combinarse y circular con los neurotransmisores en un almacenamiento dinámico del aprendizaje, la memoria de registro y la capacidad de recordar la informacion venida del exterior y fraguada en su medio interno.

Algunas Cifras.

Estudios epidemiológicos sugieren que aproximadamente el 70% de los óvulos fecundados y los embriones humanos es eliminado, generalmente durante el primer trimestre del embarazo. Aproximadamente el 40% de las muertes infantiles durante el primer año de vida esta relacionado directamente con anormalidades del desarrollo que se han originado durante el embarazo. Se estima también que el 25% de las concepciones tiene anormalidades del sistema nervioso central, de las cuales solo el 10% sobrevive al periodo neonatal.

La evaluación clínica del feto permite la observación de un numero limitado de datos que reflejan componentes de la actividad neurológica, como los movimientos corporales, los movimientos oculares, los patrones de latido cardíaco, la respiración y los bostezos entre otros que permite comparar y conocer la evolución de la actividad fetal y detectar los cambios madurativos y también, la presencia de algunas anormalidades.

Los fetos que han padecido una perdida del bienestar por cualquier motivo, los hijos de madre diabética, los fetos con presentación podálica o con problemas neuromusculares tienen patrones de conducta fetal anormal al tiempo que manifiestan disminución de los movimientos fetales.

 

Para realizar una valoración cada vez mas aproximada del feto, contamos con las técnicas de neuroimagen, en desarrollo permanente, y con otras que ya tienen unos años, como la monitorización de la frecuencia cardiaca fetal, el análisis del volumen del liquido amniótico, la prueba de stress, el estudio del perfil biofísico fetal, el equilibrio acido base fetal, y con las técnicas de la biología molecular que ha revolucionado el diagnostico prenatal de algunas enfermedades genéticas.

La consulta al neuropediatra ha adquirido una importancia notable en las unidades de diagnostico prenatal gracias a las técnicas de cribado de malformaciones cerebrales mediante ecografía de alta resolución o RM fetal.

 

Todos estos conocimientos y otros muchos constituyen la base de la neurología fetal. Se trata de una especialidad emergente, que cabalga entre la pediatría, nenonatología y la obstetricia y que precisa indefectiblemente del aporte coordinado de otras disciplinas y muy especialmente de neuropediatras expertos en desarrollo normal y patológico del cerebro del feto.

El diagnostico a tiempo y el tratamiento de estas anomalías puede tener un papel capital para el futuro bebé y muy especialmente en las manifestaciones neurológicas después del nacimiento, que aparecen precozmente o en forma mas tardía, y que en muchas ocasiones no llegamos a comprender  ni conocer su origen y de este modo, nos deja trabajando sólo sobre  los síntomas. Trabajar sobre los síntomas, sin duda es indispensable para aliviar la condición patológica, y en muchos casos brindar mayores posibilidades de vida, pero sin duda,  el objetivo debe ser conocer en profundidad las causas que generan la enfermedad y armar un plan de tratamiento a la medida de cada ser humano.

Prof. Lic. Silvia Pérez Fonticiella

Neuropsicóloga

Lic en Psicología

Lic. en Psicopedagogía

Consultora en Neurociencia Cognitiva.

IINNUAR

Instituto de Investigaciones Neuropsicológicas y Neuropsicopedagógicas Argentino.

Córdoba 2007.

 

 

 

 

No venimos al mundo con un Manual de Instrucciones…

caballito de Maddalena Frnaguelli

 imagesCABALLO MADERA 3

CABA MADERA CARROUSEL COLOR

¿Acaso venimos al mundo con un manual debajo del brazo que nos dice cómo vivir, o que nos marca la ruta a seguir, ?

Cuando hablamos con padres, u otros familiares de un niño o adolescente que llega a la consulta clínica, surge rápidamente en ellos angustia,culpa,inquietud por si habrán hecho “las cosas bien”, “…¿en qué nos equivocamos?”, es una pregunta frecuente.

Tengamos en cuenta que cada quien construye su vida, sus circunstancias, que nadie nos puede brindar un manual de como criar a los hijos, porque la crianza, el amor hacia un hijo es algo que se construye en cada vínculo, en cada grupo familiar, tomando algunas pautas de la cultura y contexto social , pero   fundamentalmente, basado en lo que cada uno de los padres ha vivido, a recibido y a construido en su propia historia de vida. Cada uno de nosotros, cuando es niño, no sólo aprende lo que tiene que ver con la infancia, no somos seres criados en una burbuja ajenos a lo que pasa larededor intuimos, “leemos” que piensa, que expectativas tienen nuestros padres, observamos sus conductas, incorporamos conciente e incoscientemente los modelos que siguen, respecto a enfrentar la vida, el trabajo, las formas de respuesta o estrategias de manejo de las situaciones difíciles familiares o aquellas que tienen que ver con los vínculos con “el afuera” del medio familiar. Un niño aprende mucho más de lo que ve, de cómo ve a los adultos actuar, que de las prescripciones, consejos, ejemplos, órdenes y sugerencias que pueda hacerle el adulto.

Si puediésemos grabar algunas situaciones cotidianas, nos daríamos cuenta que muchas veces, con elevada frecuencia, les repetimos casi exactamente, algo que nos decían nuestros padres a nosotros cuando éramos chicos, también con frecuencia, entramos en contradicciones, le decimos a nuestros hijos que es malo mentir, y luego ellos nos escuchan decir mentiras a otras personas, o advierten hipocresía en nuestros actos; les pedimos que deben confiar en nosotros, pero en los hechos, les mostramos que no cumplimos nuestras promesas, le pedimos que sean respetuosos, que no se burlen de otros, pero cuántas veces frente a una situacón de bronca, de malestar, les faltamos el respeto, no respetamos sus tiempos, los humillamos, o los agredimos físicamente.

No nos regalan un manual de instrucciónes para “dar cuerda a un hijo” por parafrasear una expresión de Córtazar. La relación padre-hijo, madre-hijo, abuela-nieto, tía-sobrino, por nombrar algunas, es un vínculo que hay que construir pausadamente, y sobre todo un vícnulo donde ha que ser muy reflexivo y usar el pensamiento crítico, cuestionarnos, discutir con nosotros sobre lo que queremos y esperamos. Es un vínculo que debe estar basado en el respeto de las singularidades , teniendo en cuenta los intereses, los temores, las inquietudes de cada uno, teniendo en cuenta el sentido común,  poniendo límites desde el amor, no desde la forma en que nos criaron a nosotros, erijida como única fórmula válida para educar. Los chicos necesitan autoridad, no autoritarismo. Y representar autoridad desde el amor, no es tarea fácil, porque requiere primero, tener proyectos propios como ser humano, autorizarse a ser, autorizarse a vivir plenamente, si no me siento feliz conmigo mismo, no puedo ser referente de autoridad ni de nada para otro.

Permítanse explorar ese maravilloso universo de la infancia, vagabundeen por él, déjense penetrar por los sueños de los niños, por su curiosidad, por esa fresca manera de desafiar el espacio y el tiempo… encuentren el amor y el placer en el encuentro con ellos, sean permeables a su universo caótico y siempre inconcluso de ese pequeño ser en desarrollo.. lean, y sobre todo jueguen con ellos, compartan tiempo, porque calidad de tiempo, no cantidad es el más valioso legado que podemos dejarle a un hijo.

Explorando las cartografías del universo poético, siempre me ha gustado este poema que el escritor cubano José Martí le dedicó a su hijo… espero que puedan disfrutar igual que yo , la frescura del encuentro, entre un padre y un hijo, que nos recrea el autor.. y luego de leerlo, sientan muchas ganas de abrazar a sus hijos…

Un abrazo.

Silvia.

“Por las mañanas
Mi pequeñuelo
Me despertaba
Con un gran beso.
Puesto a horcajadas
Sobre mi pecho,
Bridas forjaba
Con mis cabellos.
Ebrio él de gozo,
De gozo yo ebrio,
Me espoleaba
Mi caballero:
¡Qué suave espuela
Sus dos pies frescos!
¡Cómo reía
Mi jinetuelo!
Y yo besaba
Sus pies pequeños,
¡Dos pies que caben
En solo un beso!”

Mi caballero-  José Martí.

bebe y generaciones