PSICOPEDAGOGIA – NEUROPSICOLOGIA en Córdoba.

Diapositiva1

 

PUBLI IINNUAR NIC JPG.jpg

LAS GRAMÁTICAS DEL SUJETO.

1934625_1093861827325978_8737765926884226424_n.jpg

Varios autores, pero en especial, Paul Ricoeur , asi como Julia Kristeva, emplean la teoría de la narración-ficción para hacer hipótesis sobre la constitución el sujeto; específicamente, cómo el sujeto se construye a través de la narración. Si pensamos al sujeto como un texto, éste puede ir autoconstruyéndose en la medida que se va narrando…,

Me pregunto: ¿Hay acaso una gramática de la subjetividad en proceso?, ¿hay pautas, formas, modelos para escribirse como sujeto? ; ¿se configuran acaso  figuras topológicas, sintaxis, procesos de semiosis, que van negociando significados pero que luego ceden inevitablemente a la seducción de las cartografías bocetadas por el huidizo deseo?… ¿Qué rol cumpliría el psicólogo,? De orientador, de compañero de ruta de otro que busca codificarse y descifrarse a si mismo?   Acudiendo a una experiencia personal, contaré que un día, cuando llevaba a mi hija Florencia de 4 años hacia el  Jardín maternal al que concurría,   ella,  con su especial sagacidad  me pregunta: -Mamá, ¿existimos en realidad o simplemente somos un cuento que alguien está contando  y cuando se acabe el cuento nos morimos…?” Ese “alguien” que Florencia menciona sería el contador del cuento que da marco material o virtual a una historia… a la historia del otro. De alguna manera Florencia estaba poniendo en palabras desde la intuición del niño, algo que sabemos desde la investigación psicoanalítica,  desde la medicina, desde la sociología, la importancia del otro para sobrevivir y para constituirnos como seres humanos. Y no de cualquier otro, sino otro que nos nombre, que primero nos inscriba y nos escriba en su propia vida, nos de los nutrientes afectivos y materiales necesarios,  y nos enseñe el camino para escribirnos, para tener autoría de pensamiento, para ser luego los escritores de nuestra propia historia.  En toda etapa de nuestra vida, necesitamos de otro,  que nos registre, que nos reconozca, que nos sirva también de espejo.

Las carencias afectivas, las ausencias de las personas amadas, la violencia, el abuso sexual, las disfuncionalidades de los vínculos tempranos, van modelando el psiquismo infantil de tal forma, que podríamos pensar que dejan “huecos”, como agujeros negros que absorben la energía que, de otro modo, libre,   el sujeto podría canalizar a través de la creatividad; esa  energía que no se puede  sublimar  quedaría  enquistada en determinadas estructuras, encapsulada como un reservorio  energético… Entonces me pregunto: ese reservorio energético que no pudo sublimar, re-orientar en sus fines,  ¿se podrá volver a utilizar en alguna otra etapa y circunstancias de la vida? Vuelvo a mi metáfora tomada prestada de la Astronomía: Hasta hace poco, pensábamos que los agujeros negros tragaban la materia cósmica de su rededor y nunca más la liberaban,  buceando  en publicaciones científicas, leí que un gran agujero negro “traga-galaxias”, escupió literalmente un “quásar”; no pude evitar relacionarlo con algunas de mis ideas o metáforas explicativas acerca del aparato psíquico, más exactamente, de los agujeros negros del inconsciente y acudió en mi ayuda Julia Kristeva. Ella considera que el desarrollo de la actividad representativa del sujeto, implica un fenómeno de “revuelta”, que es una posibilidad de posicionarse subjetivamente recreando y re editando situaciones productivas que sucedieron en el pasado de la persona…

Dice Kristeva, “…como soy de formación lingüística me dedique primero a entender el significado de la palabra “revuelta”, que tiene origen sánscrito y quiere decir: pasar hacia atrás y volver hacia el futuro”

“A diferencia de las certezas y las creencias, la revuelta permanente es ese cuestionamiento de sí mismo, del todo y de la nada, que evidentemente, ya no tiene lugar o razón de ser” J. Kristeva. El provenir de la revuelta. 1998.

Haciendo flexión con este término y concepto de Kristeva, podemos pensar que para que se produzca esta re-vuelta, el sujeto debería poder “viajar” a  través de su historia libidinal, buscando algo así como “puntos de restauración del sistema”, instancias en las que “funcionó bien”, para poder tomar de allí los significantes, la energía necesaria para construirse una nueva identidad al modo como construían las antiguas civilizaciones sus ciudades: la nueva sobre los cimientos de la vieja. ¿Podremos, en determinadas situaciones, obtener “material” para re-construirnos de esos “agujeros negros” del inconsciente? Esto sin duda permitiría al sujeto transformarse, crearse acorde a sus necesidades actuales, pero sin dejar de reconocerse; de pertenecer a un grupo, de tener una historia común con otros, pero haciéndose dueño de su deseo y por lo tanto de su identidad. La revuelta, sería a mi modo de ver un acto de libertad, una búsqueda emancipatoria.

 

 

Silvia Pérez Fonticiella.

CUANDO ESCRIBIR ES TERAPÉUTICO: EL PODER SANADOR DE LA EXPRESIÓN

Para algunas personas, la escritura puede llegar a ser un modo insustituible de entender y procesar su vida emocional.

escritura-terapeutica-620x350

http://psicopedia.org/5916/escritura-terapeutica/

Ayudar a los menores con los deberes escolares no implica un mejor rendimiento académico

niños y tareas enrico pestellini Firenze  La sorella maggiore

Leer artículo completo en;

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/ayudar-a-los-menores-con-los-deberes-escolares-no-implica-un-mejor-rendimiento-acadmico-13004?utm_source=rrss&utm_medium=fb&utm_campaign=fb

559930_295541177263740_1056138717_n

La diferencia entre Dislexia y Disfasia.

Gabriel Sainz  silla hombre lee

Leer artículo completo en:

http://entrepadres.imujer.com/6406/la-diferencia-entre-dislexia-y-disfasia?fb_action_ids=10205082344116587&fb_action_types=og.comments

dos personas no leen el mismo libro

CINCO PAUTAS PARA ESCRIBIR CON BUENA LETRA

Escritura

Recomendaciones prácticas para adquirir una escritura legible, clara y bien formada

Tener una mala letra puede llegar a frustrar a un alumno de tal manera, que intente evitar en la medida de lo posible todas las tareas que implican realizar actividades de escritura. Pero la reeducación es posible. El tipo de papel que se utiliza, la forma de coger el lápiz o la postura que se adopta son algunos de los aspectos que pueden provocar la falta de destreza y habilidad al escribir. Si se trabaja sobre ellos, se puede mejorar la letra y conseguir que resulte legible y armoniosa.

Destrezas caligráficas

¿Cómo es una buena letra? Los especialistas en caligrafía y grafología señalan que lo principal que caracteriza a una escritura adecuada es la legibilidad. Este término se traduce en linealidad, claridad, limpieza y corrección en los trazos. Para algunos estudiantes, conseguir escribir bien es una tarea fácil. Sin embargo, otros tienen menos destreza psicomotriz y, por lo tanto, menor habilidad para lograr una escritura correcta.

Los estudiantes con mala letra tardan más tiempo en completar las tareas escritas

A menudo, los estudiantes desisten en el esfuerzo por lograr una buena letra porque no lo consideran un aspecto esencial en su educación, desconocen que no es tan solo una cuestión de imagen. En general, los alumnos que no han adquirido la destreza suficiente para escribir con armonía tardan por término medio más tiempo que sus compañeros en completar las tareas escritas y los apuntes de clase e intentan evitar las actividades que implican realizar esta acción.

Por eso, si un niño escribe mal después de superar los primeros años de Primaria, cuando se empieza a desarrollar una escritura correcta y regular, es necesario reeducarle para intentar solucionar los posibles problemas que provoca esta falta de habilidad. Estos son algunos de los principales aspectos relacionados con la escritura en los que se debe incidir para lograr esta reeducación o para evitar dificultades durante el aprendizaje.

Utilizar un tipo de papel adecuado

Para lograr una buena caligrafía en los inicios de la escritura, de modo que se distribuya bien y de forma ordenada y proporcionada en el espacio, se utiliza con frecuencia algún tipo de papel pautado, ya sea en cuadrícula o rayado horizontal. Como afirma Pilar Besumán, experta en grafología, “en el papel liso el niño no es capaz de escribir con orden, la pauta permite obtener una letra equilibrada”.

El papel pautado sirve al estudiante para escribir de forma más uniforme

Hay discordancia entre los especialistas sobre cuál es el mejor formato de pauta de aprendizaje. Algunos apuntan que el papel cuadriculado cuenta con más límites de referencia para ajustar bien el ancho y alto de las letras. Sin embargo, otros expertos, como Fernando Carratalá, doctor en Filología Hispánica, señalan que con el papel pautado en líneas se logra mayor uniformidad en el movimiento gráfico, ya que el rayado vertical puede distorsionar la atención. Ya sea de un tipo u otro, lo importante de la pauta es que sirve al estudiante para escribir de forma más uniforme, ya que el papel le marca tanto la línea sobre la que descansa la escritura, como los límites superior e inferior que no debe superar. Hay que intentar que el alumno conozca esta norma para que la aplique cuando realiza las tareas de escritura.

Tomar bien el lápiz

La forma de sujetar el instrumento de escritura es esencial para que el resultado sea el deseado. Si el estudiante ha adquirido un mal hábito en este sentido, es imprescindible que se le corrija antes de seguir con otros ejercicios, ya que cuanto mas avance con una mala postura, más difícil será la reeducación.

El lápiz se debe tomar entre los dedos pulgar y corazón y sobre él se coloca, a modo de pinza, el dedo índice

El lápiz se debe tomar entre los dedos pulgar y corazón y sobre él se coloca, a modo de pinza, el dedo índice, sin presionar demasiado. El punto de agarre no debe situarse ni muy arriba ni muy abajo (a unos 12 mm de la punta), tiene que quedar de forma que se pueda desplazar la mano por el papel de forma fácil y cómoda. La mano que sujeta el lápiz debe estar relajada, puesto que si se contrae demasiado se puede cambiar de forma inconsciente la postura idónea o ejercer una presión demasiado fuerte sobre el papel. Para que el alumno se habitúe a una posición correcta es aconsejable que escriba despacio, a un ritmo adecuado pero pausado, que le permitirá mantener el lápiz en su sitio.

Colocar bien el papel

La colocación adecuada del papel sobre el que se va a escribir difiere si el alumno es diestro o zurdo. Quienes escriben con la mano derecha deben inclinar ligeramente el papel hacia la izquierda y los zurdos, hacia la derecha. Una inclinación excesiva o la ausencia de esta pueden favorecer una letra menos clara y legible porque impide que la escritura se mantenga siempre dentro de la línea de visión.

El referente para colocar el papel es la diagonal que forma el tablero de la mesa

Un truco para lograr la posición idónea que apunta Fernando Carratalá es tomar como referente la diagonal que forma el tablero de la mesa donde se escribe y colocar el papel en este mismo sentido. Por otra parte, mientras se escribe, es necesario sujetar el papel con la mano contraria, de forma firme pero sin presionar demasiado.

Sentarse de forma correcta

Una de las principales causas de la distorsión de la escritura es la postura inadecuada del estudiante. Fernando Carratalá señala que el tronco debe estar recto, “ligeramente inclinado hacia delante y con la cabeza en la misma línea del tronco”. Este especialista apunta también que los codos deben permanecer sobre la mesa y ambos pies apoyados en el suelo. En cuanto a la cabeza, debe colocarse a una distancia aproximada de 20-25 cm del papel.

Cuando se escribe, los codos deben permanecer sobre la mesa y ambos pies apoyados en el suelo

Para que se pueda adoptar esta postura, es necesario que la silla y la mesa donde se va a desarrollar la tarea de escritura sean adecuadas. Marisa Ramón, del departamento de Orientación Educativa y Psicopedagógica de Alcobendas (Madrid), resalta que la silla debe contar con respaldo para que el niño pueda apoyar la espalda y la mesa no tiene que ser “ni demasiado alta ni demasiado baja, para evitar tensiones en los hombros o posturas forzadas”.

Cuidar el tamaño, la alineación, inclinación y espaciado

La buena escritura cuenta con una imagen proporcionada entre todas las grafías. Pilar Besumán apunta que para obtener una letra equilibrada grafológicamente “es necesario que la parte alta y baja de las letras midan el doble que la zona central”. Cuando se utiliza papel pautado, la norma que debe seguirse es que las mayúsculas ocupen desde la línea base del renglón hasta la parte superior y las minúsculas, la mitad del espacio que las mayúsculas.

  • La proporción de las grafías debe ir acompañada de una buena alineación e inclinación de las letras y un espaciado correcto entre palabras y renglones. Cuidar estos aspectos es sinónimo de uniformidad y, por tanto, de legibilidad.
  • Por MARTA VÁZQUEZ-REINA para Eroski Consumer

Lenguaje y cerebro. ¿Qué sucede en nuestro cerebro mientras escribimos?

MUJER ESCRIBE

Leer artículo completo en:

http://supercurioso.com/que-sucede-en-nuestro-cerebro-cuando-escribimos/

escritor medieval