Pararse bajo la luz del ser humano.

¿Cuándo tengo que hablar de mi hijo o de un alumno, qué elijo contar pirmero?

Por alguna razón, comenzamos a hablar de lo que hace mal, de lo que el chico no puede, de sus déficits… es necesario que cambiemos esa postura que se ha naturalizado en esta época donde los chicos siempre están “bajo sospecha” , rescatemos lo que si puede, lo que hace bien, y desde sus fortalezas acompañémoslo para trabajar sobre sus debilidades.. Parémonos bajo su luz.. y no bajo su sombra…

Silvia Pérez Fonticiella. Diapositiva58