SECUELAS DEL NACIMIENTO PREMATURO

Cada vez sobreviven más bebés nacidos antes de que ­termine su período de gestación. No obstante, apenas se conocen los efectos que esta circunstancia tiene en el desarrollo mental posterior del bebé.

PREMATUROS

http://www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro/numero/77/secuelas-del-nacimiento-prematuro-14004?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=Sumario+Mente+y+Cerebro+-+Marzo%2FAbril+2016

Niños!! Desarmen, tiren, exploren … !!!

niños juego soga

Antes de estudiar Psicología, siempre pensé que cuando un bebé tiraba un objeto en forma recurrente, además de querer llamar la atención de los adultos, y buscar a alguien que interactúe con él, su conducta tenía una función exploratoria guiada por una incipiente curiosidad y necesidad de descubrir regularidades de su entorno. Me preguntaba que pasaría dentro de su cerebro, con sus sistemas sensoriales en pleno desarrollo en esa etapa de la vida, pero que debían hacer frente a un mundo que se le presentaría tan inconmensurable para ser abordado desde sus rudimentarias herramientas construidas a partir del ver,  oír, tocar , chupar…

Cuando hace unos años trabajamos en un proyecto de extensión de la UNC con un equipo de colegas del área psi y profesores de la FAMAF , Fac Matemática Física y Astronomía, investigábamos las nociones o ideas que tienen los niños de nivel pre-escolar 4 y 5 años  acerca de regularidades de la interacción de los objetos con la naturaleza y el entorno, las estimaciones cuantitativas previas al signo, previas a la notación matemática, y nos dábamos cuenta por sus respuestas y sobre todo por las preguntas que realizaban  los niños, que , a esa edad ya son “pequeños físicos y matemáticos ” en potencia y  tienen ávida curiosidad y sobre todo gran motivación por investigar y compartir con los adultos sus hipótesis y pensamientos.

Recientes estudios de la Universidad Johns Hopkins publicados en la revista Science sugieren que los bebés elaboran pronósticos sobre el mundo y utilizan esta información para guiar su conducta. Y sobre todo, que aprenden con más entusiasmo de lo inesperado, de la posibilidad de experimentar una interacción con objetos que desafíen la lógica, que requieran desarmar , desmontar una estructura en sus partes para ver como está construida, procurar “desentrañar” que funciones cumplen sus partes.

No me canso de re-leer tampoco las observaciones que hacía Melanie Klein sobre el juego de los niños, o el maravilloso artículo de Freud sobre el juego del Fort-Da, momento inaugural de ingreso al mundo simbólico del niño.

La Psicopedagogía, así como la Psicomotricidad nos brindan numerosas evidencias sobre cómo  las posibilidades de  interacción con los objetos del mundo en la temprana infancia, serán claves para sentar bases sobre las modalidades de aprendizaje del niño a medida que crece, sobre su posicionamiento frente al conocimiento, sobre su apertura o no, hacia la oferta educativa del adulto y sobre su actitud hacia el tránsito a la vida adulta.

Por eso, les pido, padres y educadores, un poco menos de tablets para los niños pequeños ,  y que les ofrezcan  oportunidades de poder reflexionar, de generar conflicto cognitivo, brindándoles objetos que puedan ser chupados, tocados, olidos, que puedan manipular, desarmar, ” de-construir” , porque más allá de la experiencia de “contacto” con el objeto, hay sinapsis reverberando, hay deseo,  hay un ser que quiere aprender… para ser.

Silvia Pérez Fonticiella.
Neuropsicóloga.

DESCUBREN QUE LOS BEBÉS PREFIEREN OÍR SONIDOS DE OTROS BEBÉS MÁS QUE DE ADULTOS

Un equipo de investigación de la Universidad McGill (Montreal, Canadá) ha descubierto que los bebés de 6 meses de edad parecen estar mucho más interesados en escuchar a otros bebés que en escuchar a los adultos.

bebes

http://www.tendencias21.net/Los-bebes-prefieren-oir-sonidos-de-otros-bebes-que-de-adultos_a40422.html?TOKEN_RETURN

Tus hijos, ya no son tus hijos… son hijos de la televisión.

mensaje de la tv

“La tele dispara imágenes que reproducen el sistema y voces que le hacen eco; y no hay rincón del mundo que ella no alcance. Nosotros comemos emociones importadas… mientras los jóvenes hijos de la televisión, entrenados para contemplar la vida en lugar de hacerla, se encogen de hombros.” Eduardo Galeano

hombre esclavo tv

¿Alguna vez ha sacado la cuenta de cuántas horas al día pasa su hijo frente al televisor? Algunos investigadores se han dedicado a estudiar ese tema y los resultados no son de buen pronóstico.

A nivel mundial, los especialistas en Salud y Educación estamos francamente preocupados en conocer las diferentes variables que están determinando el incremento creciente de consultas por problemas de atención, de conducta y dificultades de aprendizaje, y un fenómeno aun más complejo y difícil de resolver, la poca motivación y compromiso que tienen los jóvenes hacia el estudio.

También, ha sido motivo de reflexión y diagnóstico por parte de filósofos y escritores:

“Lo paradójico es que a través de esa pantalla parecemos estar conectados con el mundo entero, cuando en verdad nos arranca la posibilidad de convivir  humanamente, y lo que es tan grave como esto nos predispone a la abulia. …Uno va quedando aletargado delante de la pantalla y aunque no encuentre nada de lo que busca lo mismo se queda ahí…Nos quita las ganas de trabajar en alguna artesanía, de leer un libro, arreglar algo de la casa mientras se escucha música o se matea. El estar monótonamente sentado frente a la TV anestesia la sensibilidad, hace lerda la mente, perjudica el alma.” Ernesto Sábato.

La Asociación Americana de Pediatría, hace referencia a algunas investigaciones que se han realizado recientemente respecto a como se relaciona  ver televisión con factores intelectuales durante la adolescencia, la juventud y la etapa de la niñez temprana.

La Revista Archivos de Pediatría y Medicina del Adolescente, publica una investigación sobre este tema, donde se entrevistan y evalúan a chicos de 14, 16 y 22 años, de  678 familias de la ciudad de New York.

Los resultados obtenidos en la investigación, revelan que:

El ver TV frecuentemente durante la adolescencia aumenta del riesgo de desarrollar desórdenes de atención, y dificultades de aprendizaje.

Los jóvenes que miran 1 o más horas de TV por día, en el entorno de los 14 años, son los que mas tienden a no completar sus tareas domiciliarias, o a hacerlas con el mínimo esfuerzo, es decir, con un resultado muy pobre, siendo los que mas desarrollan una actitud negativa hacia la escuela, y les cuesta mas concretar un proyecto, abandonando el sistema educativo en el mediano o largo plazo.

Los jóvenes que miraban 3 o mas horas por día estaban en mayor riesgo de tener problemas de atención y eran los menos preparados para recibir una educación terciaria.

Conclusiones de las investigaciones: Ver mucha TV, durante la adolescencia puede asociarse con mayor riesgo de desarrollar problemas de atención, dificultades de aprendizaje y malos logros educacionales en el mediano y largo plazo.

Claro que a uno le cuesta un poco pensar en estos temas, cómo  la Tv pueda afectar tanto al adolescente;  el asunto, es que seguramente, ese adolescente que ahora es tan adicto a la Tv y los multimedia, ha sido alguien que de bebé era acunado y dormido con la niñera electrónica, además, un bebé que internalizó como forma de vincularse con los otros, la dependencia, la pasividad, el no protagonismo en las diversas dimensiones de su vida.

Más que lo que ven. a mi me preocupa, la forma de vínculo que se interioriza, los valores que subliminalmente transmite la Tv y los medios de comunicación audiovisual, nada es dejado al azar, todo tiene secuelas, consecuencia. Detrás del telón de los programas de Tv,  de los juegos de computadora, de las películas infantiles, hay toda una cultura, una ideologia, modos de ver el mundo, una superestructura  que planifica pacientemente , prueba, desarrolla y megadistribuye formas de ser, de estar en el mundo, paradigmas de lo que está bien y lo que está mal, paradigmas de belleza o fealdad, formas de discriminación o integración que van permeando la inmadura psique infantil en base a la historia de cada uno, y a la fuerte adhesion u oposición a esos valores “ofrecidos”, “mostrados” por la Tv que circule en los adultos de la familia.

Bebés telespectadores.

Asi  lo señalan otras investigaciones, que también nos dan algunas cifras relevantes.

Desde los 3 meses de edad, el 40% de los niños regularmente ve TV; DVD o videos.

Desde los 24 meses, esta proporción aumenta al 90%. Es decir que la edad promedio de exposición de los bebes a la TV ronda en los 9 meses.

Estos pequeños telespectadores, pasan frente a la TV, un tiempo que oscila entre 1 hora , en los menores de 1 año, a 1 hora y media por dia desde los 2 años.

Por si esto parecía escaso, les contamos que en Estados Unidos desde hace unos  años han lanzado al aire un canal que funciona 24 hs, y esta destinado a telespectadores entre 6 meses y 3 años de edad, y se llama “BabyFirstTV”, que según sus anunciantes tiene alto contenido educativo.

Pero los que hacemos investigación educativa, hemos comprobado bien, que nada es esencialmente educativo por si mismo, en el caso especial de los niños , y en especial los bebés, el carácter de educativo de un juego, un libro, un programa televisivo, estará dado por la actitud y compañía de un mediador experto como lo observaba Vigotsky, que puede ser un docente, un padre, o aquel  que este acompañando al niño, e interactúe con el a través de la palabra, de los gestos, de la mirada , ayudándolo a decodificar el mensaje verbal o visual que se le presenta ante sus ojos.

Todo esto nos lleva a reflexionar acerca de que pasa con este niño modelado por los medios de comunicación cuando llega a la Escuela.

“El niño de hoy esta creciendo absurdo, porque vive en dos mundos y ninguno de ellos le impulsa a crecer. Hay un mundo de diferencia entre el aula  y el ambiente de información eléctrica integrada del hogar moderno. Ahí nos damos cuenta que la mera instrucción no basta” McLuhan 1987

.

Prof. Silvia Pérez Fonticiella.

Consultora en Neurociencia cognitiva.

Referencias:

Eduardo Galeano. El libro de los abrazos.

Ernesto Sábato. La resistencia.

Marshall McLuhan. El aula sin muros / La comprensión de los medios como extensiones del hombre.

J.Lazar. Ecole, communication , televisión.

Luria. Sensación y Percepción.

AMA American Medical Association.

Department of Psychiatry, Columbia University College of Physicians and Surgeons and the New York State Psychiatric Institute (Drs Johnson, Cohen, and Kasen) and Department of Psychiatry, New York University School of Medicine (Dr Brook), New York.

No venimos al mundo con un Manual de Instrucciones…

CABA MADERA CARROUSEL COLOR

¿Acaso venimos al mundo con un manual debajo del brazo que nos dice cómo vivir, o que nos marca la ruta a seguir ?

Cuando hablamos con padres, u otros familiares de un niño o adolescente que llega a la consulta clínica, surge rápidamente en ellos angustia,culpa,inquietud por si habrán hecho “las cosas bien”, “…¿en qué nos equivocamos?”, es una pregunta frecuente.

Tengamos en cuenta que cada quien construye su vida, sus circunstancias, que nadie nos puede brindar un manual de como criar a los hijos, porque la crianza, el amor hacia un hijo es algo que se construye en cada vínculo, en cada grupo familiar, tomando algunas pautas de la cultura y contexto social , pero   fundamentalmente basado en lo que cada uno de los padres ha vivido, a recibido y a construido en su propia historia de vida. Cada uno de nosotros, cuando es niño, no sólo aprende lo que tiene que ver con la infancia, no somos seres criados en una burbuja ajenos a lo que pasa alrededor,  intuimos, “leemos” alotro, “leemos” que expectativas tienen nuestros padres sobre nuestro futuro,  observamos sus conductas, incorporamos consciente e incoscientemente los modelos que siguen respecto a enfrentar la vida, el trabajo, las formas de respuesta o estrategias de manejo de las situaciones difíciles ya sean las internas familiares, o aquellas que tienen que ver con los vínculos “del afuera” del medio familiar. Un niño aprende mucho más de lo que ve, de cómo ve a los adultos actuar, que de las prescripciones, consejos, ejemplos, órdenes y sugerencias que pueda hacerle el adulto.

Si puediésemos grabar algunas situaciones cotidianas, nos daríamos cuenta que muchas veces, con elevada frecuencia, les repetimos casi exactamente, algo que nos decían nuestros padres a nosotros cuando éramos chicos. Con frecuencia entramos en contradicciones, le decimos a nuestros hijos que es malo mentir, y luego ellos nos escuchan decir mentiras a otras personas, o advierten hipocresía en nuestros actos; les pedimos que confíen en nosotros, pero luego no cumplimos nuestras promesas, le pedimos que sean respetuosos, que no se burlen de otros, pero cuántas veces frente a una situacín de bronca, de malestar, les faltamos el respeto, no respetamos sus tiempos, los humillamos, o los agredimos físicamente.

No nos regalan un manual de instrucciones para “dar cuerda a un hijo” por parafrasear una expresión de Córtazar. La relación padre-hijo, madre-hijo, abuela-nieto, tía-sobrino, por nombrar algunas, es un vínculo que hay que construir pausadamente, y sobre todo un vícnulo donde hay que ser muy reflexivo y usar el pensamiento crítico, cuestionarnos, discutir con nosotros mismos sobre lo que queremos y esperamos. Es un vínculo que debe estar basado en el respeto de las singularidades , teniendo en cuenta los intereses, los temores, las inquietudes de cada uno; teniendo en cuenta el sentido común,  poniendo límites desde el amor, no desde la forma en que nos criaron a nosotros, erigida como única fórmula válida para educar.

Los chicos necesitan autoridad, no autoritarismo.

Pero representar o investir autoridad desde el amor no es tarea fácil, porque requiere primero, tener proyectos propios como ser humano, autorizarse a ser, autorizarse a vivir plenamente, si no me siento feliz conmigo mismo, no puedo ser referente de autoridad ni de nada para otro.

Permítanse explorar ese maravilloso universo de la infancia, vagabundeen por él, déjense penetrar por los sueños de los niños, por su curiosidad, por esa fresca manera de desafiar el espacio y el tiempo… encuentren el amor y el placer en el encuentro con ellos, sean permeables a su universo caótico y siempre inconcluso de ese pequeño ser en desarrollo.. lean, y sobre todo jueguen con ellos, compartan tiempo, porque calidad de tiempo, no cantidad, es el más valioso legado que podemos dejarle a un hijo.

Explorando las cartografías del universo poético, siempre me ha gustado este poema que el escritor cubano José Martí le dedicó a su hijo… espero que puedan disfrutar igual que yo la frescura del encuentro entre un padre y un niño, que nos recrea el autor.. y luego de leerlo, sientan muchas ganas de abrazar a sus hijos…

Un abrazo.

Silvia.

“Por las mañanas
Mi pequeñuelo
Me despertaba
Con un gran beso.
Puesto a horcajadas
Sobre mi pecho,
Bridas forjaba
Con mis cabellos.
Ebrio él de gozo,
De gozo yo ebrio,
Me espoleaba
Mi caballero:
¡Qué suave espuela
Sus dos pies frescos!
¡Cómo reía
Mi jinetuelo!
Y yo besaba
Sus pies pequeños,
¡Dos pies que caben
En solo un beso!”

Mi caballero-  José Martí.

bebe y generaciones

CONFIRMAN LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO PARA POTENCIAR EL APRENDIZAJE

sueño bebe

Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, hallaron “evidencias convincentes” de que ciertas ráfagas de ondas cerebrales conocidas como “sueño fusiforme” (spindle sleep) conectan regiones clave del cerebro para dejar caminos abiertos para el aprendizaje. El hallazgo pone de manifiesto la importancia del buen dormir en los estudiantes, y confirma el saber popular que sostiene que durante el sueño se “fija” lo aprendido previamente.

Estos impulsos eléctricos (spindles) ayudan a desplazar los recuerdos basados en hechos del hipocampo -una región que tiene limitada capacidad de almacenamiento- hacia el “disco rígido” de la corteza prefrontal, liberando al hipocampo para asimilar nuevos datos. Estos pulsos de electricidad se generan hasta mil veces por noche durante el sueño no-REM, que es el más profundo y durante el cual se presenta la mayor frecuencia e intensidad de las llamadas ensoñaciones.

“Todo en este rompecabezas conduce a una explicación consistente y convincente, que los impulsos del “sueño fusiforme” predicen la renovación del aprendizaje”, afirma Matthew Walker, profesor asociado de psicología y neurociencias en UC Berkeley y coautor del estudio, publicado hace unos días en el periódico.

El proceso se presenta con mayor intensidad durante la etapa 2 del sueño no-REM (de Rapid Eye Movement, o Movimiento Ocular Rápido), que ocurre antes del sueño no-REM más profundo. La fase en que se duerme sin soñar puede ocupar la mitad del total, y es más frecuente durante la segunda mitad de la noche, en los últimos períodos del sueño.

“Una buena parte de los impulsos aparecen en la segunda mitad de la noche, de modo que si uno duerme seis horas o menos, la renovación es incompleta. Uno tendrá menos impulsos, y no será capaz de aprender mucho”, sostiene Bryce Mander, un profesor de psicología en UC Berkeley que participó del estudio.

Sobre las ramificaciones del descubrimiento, los investigadores sostienen que la evidencia de que las ondas cerebrales que ocurren durante las útimas fases del sueño promueven nuestra capacidad para almacenar recuerdos fácticos plantea la cuestión de si un horario escolar muy temprano es óptimo para el aprendizaje.

“Estos hallazgos resaltan la importancia del sueño en nuestras poblaciones estudiantiles, donde la necesidad de aprender es mayor y, sin embargo, el acostarse muy tarde y levantarse muy temprano para ir a la escuela impide alcanzar los niveles de sueño indispensables”, afirmó Mander.

Para este estudio, Walker y su equipo trabajaron con 44 adultos sanos, a quienes se sometió a un intenso trabajo de memorización, de modo de saturar el hipocampo. Luego, una parte tomó una siesta, mientras que el resto permaneció despierto. El grupo que pudo dormir superó al otro en todas las pruebas, e incluso demostró superiores capacidades para continuar aprendiendo, como si el dormir hubiese refrescado su capacidad para recordar.

Los electroencefalogramas mostraron no solo una relación entre la cantidad de ráfagas de impulsos fusiformes y el refresco de la memoria que permitía mayores aprendizajes, sino que pudieron establecer un nexo directo entre el hipocampo y la corteza prefrontal, dos áreas críticas para la memoria.

“Nuestros estudios demuestran que el sueño selectivamente opera sobre nuestra memoria para restaurar sus funciones críticas”, dijo Walker.

Fuente: Science Daily. Leer nota original. http://www.sintesis-educativa.com.ar