A LOS 4 MESES EL BEBÉ PUEDE DIFERENCIAR UN ROSTRO DE OTRA ESCENA, AL IGUAL QUE LOS ADULTOS

No se necesitan años de experiencia interpretando el mundo para que el cerebro desarrolle las respuestas que muestra en la edad adulta.

bebe

http://www.tendencias21.net/Los-bebes-miran-como-los-adultos_a43616.html?TOKEN_RETURN

¿Cómo estimular al bebé durante el embarzo?

Antes de ser gestado un bebé siempre es pensado. La idea, el deseo de un bebé , se entreteje en los universos oníricos , en las redes conscientes e inconscientes de mujeres y de hombres…Por lo tanto, un bebé , nunca es un accidente… Silvia PF

Nos pareció muy interesante y con muy buena fundamentación teórico-metodológica esta Tesis sobre estimulación del bebé in útero. Se trata de reunir diversas perspectivas y estrategias en un corpus organizado, para hacer del embarazo un proceso más placentero para el bebé y la familia.

angel bebe

 

https://www.dropbox.com/s/mw12l2moclrceue/manualestimulacionin%20utero.pdf?dl=0  Descargar la Tesis

NEUROLOGÍA    FETAL.

“Desde una perspectiva biológica, el recién nacido es un viejísimo anciano, pues ya ha recorrido la mayor parte de las etapas de su larga evolución humana.”

  Arnold Gesell.

A raíz de los avances tecnológicos como el ultrasonido, la determinación de algunos marcadores bioquímicos para detectar trastornos del desarrollo embrionario y fetal como la alfafetoproteína y mas recientemente el diagnostico prenatal, incluso la preimplantación de embriones, ha surgido la necesidad de conceptuar una rama de la medicina que específicamente se enfoque al estudio y cuidado del embrión y posteriormente del feto, posibilitando detectar alteraciones prenatales que en ocasiones pueden contrarrestarse o al menos alertar al clínico para tratar de prevenir secuelas para la vida futura de un ser humano.

La importancia de programar el embarazo.

La procreación se percibe y se da de una manera tan natural, que a veces ocurre aun cuando no se espera o no se desea, y de este modo ni la mujer misma ni la pareja se preocupan de investigar si están en condiciones óptimas para concebir, llegar a buen termino un embarazo y/o satisfacer las necesidades integrales de ese nuevo ser.

Paradójicamente las mujeres con menor acceso a la informacion y a los servicios de salud son también las de menos recursos y las que se exponen mas tempranamente con menor intervalo y mas veces al embarazo no planeado; en ocasiones sin permitirse reflexionar si es o no deseado, simplemente lo aceptan. Así  tenemos embarazos en adolescentes, en mujeres desnutridas, con todo tipo de enfermedades crónicas,  con antecedentes de enfermedades hereditarias,  siendo estas condiciones desventajosas para sus futuros hijos ya desde la etapa prenatal.

 

En las últimas décadas se están produciendo avances enormes en el conocimiento de la normalidad en el desarrollo y la maduración del cerebro fetal, en la detección de los signos y los síntomas de sufrimiento de este, y muy especialmente de las causas que lo producen.

 

Los mecanismos cerebrales desde su determinación genética tienen la capacidad de recibir, percibir, analizar, combinarse y circular con los neurotransmisores en un almacenamiento dinámico del aprendizaje, la memoria de registro y la capacidad de recordar la informacion venida del exterior y fraguada en su medio interno.

Algunas Cifras.

Estudios epidemiológicos sugieren que aproximadamente el 70% de los óvulos fecundados y los embriones humanos es eliminado, generalmente durante el primer trimestre del embarazo. Aproximadamente el 40% de las muertes infantiles durante el primer año de vida esta relacionado directamente con anormalidades del desarrollo que se han originado durante el embarazo. Se estima también que el 25% de las concepciones tiene anormalidades del sistema nervioso central, de las cuales solo el 10% sobrevive al periodo neonatal.

La evaluación clínica del feto permite la observación de un numero limitado de datos que reflejan componentes de la actividad neurológica, como los movimientos corporales, los movimientos oculares, los patrones de latido cardíaco, la respiración y los bostezos entre otros que permite comparar y conocer la evolución de la actividad fetal y detectar los cambios madurativos y también, la presencia de algunas anormalidades.

Los fetos que han padecido una perdida del bienestar por cualquier motivo, los hijos de madre diabética, los fetos con presentación podálica o con problemas neuromusculares tienen patrones de conducta fetal anormal al tiempo que manifiestan disminución de los movimientos fetales.

 

Para realizar una valoración cada vez mas aproximada del feto, contamos con las técnicas de neuroimagen, en desarrollo permanente, y con otras que ya tienen unos años, como la monitorización de la frecuencia cardiaca fetal, el análisis del volumen del liquido amniótico, la prueba de stress, el estudio del perfil biofísico fetal, el equilibrio acido base fetal, y con las técnicas de la biología molecular que ha revolucionado el diagnostico prenatal de algunas enfermedades genéticas.

La consulta al neuropediatra ha adquirido una importancia notable en las unidades de diagnostico prenatal gracias a las técnicas de cribado de malformaciones cerebrales mediante ecografía de alta resolución o RM fetal.

 

Todos estos conocimientos y otros muchos constituyen la base de la neurología fetal. Se trata de una especialidad emergente, que cabalga entre la pediatría, nenonatología y la obstetricia y que precisa indefectiblemente del aporte coordinado de otras disciplinas y muy especialmente de neuropediatras expertos en desarrollo normal y patológico del cerebro del feto.

El diagnostico a tiempo y el tratamiento de estas anomalías puede tener un papel capital para el futuro bebé y muy especialmente en las manifestaciones neurológicas después del nacimiento, que aparecen precozmente o en forma mas tardía, y que en muchas ocasiones no llegamos a comprender  ni conocer su origen y de este modo, nos deja trabajando sólo sobre  los síntomas. Trabajar sobre los síntomas, sin duda es indispensable para aliviar la condición patológica, y en muchos casos brindar mayores posibilidades de vida, pero sin duda,  el objetivo debe ser conocer en profundidad las causas que generan la enfermedad y armar un plan de tratamiento a la medida de cada ser humano.

Prof. Lic. Silvia Pérez Fonticiella

Neuropsicóloga

Lic en Psicología

Lic. en Psicopedagogía

Consultora en Neurociencia Cognitiva.

IINNUAR

Instituto de Investigaciones Neuropsicológicas y Neuropsicopedagógicas Argentino.

Córdoba 2007.

 

 

 

 

SÍNDROME DEL BEBÉ SACUDIDO

¡ NUNCA SACUDA A UN NIÑO !
( Ni juegue a tirarlo al aire)
Puede causar daño cerebral permanente y, a veces, incluso la muerte!

bebe

http://guarderia.org/nunca-sacuda-a-un-nino-ni-juegue-a-tirarlo-al-aire-por-favor-compartelo/

Proyecto placenta humana.

feto

La placenta que soporta un feto durante nueve meses se desecha después del nacimiento, pero su influencia en la salud podría ser de por vida.

Algunas investigaciones han brindado información respecto a que la sangre de una mujer embarazada contiene células, fragmentos de ADN y otros materiales desprendidos de la placenta, que podría proveer de marcadores para conocer la salud del feto.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) está poniendo en marcha un importante esfuerzo para desbloquear los misterios de este órgano poco conocidos. Se destinarán  U$S 41,5 millones para el Proyecto Placenta Humana de Estados Unidos (HPP), y se intenta financiar el desarrollo de nuevas tecnologías para ayudar a los investigadores a monitorear la placenta en tiempo real. Estos podrían incluir todo, desde pruebas para detectar el ADN fetal en la sangre de la madre a crear placentas artificiales” placentas-on-chips” .

Leer artículo completo en Nature:

http://www.nature.com/news/nih-invests-us-41-5-million-in-placenta-research-1.17017?WT.mc_id=FBK_NatureNews

bebe feto

ESTIMULAR EL DESARROLLO MOTOR TEMPRANO DEL BEBÉ FAVORECE LA SOCIABILIDAD

desarr motor

Los niños en riesgo de autismo podrían beneficiarse del entrenamiento motriz, sugiere un estudio

Investigadores del Instituto Kennedy Krieger y de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, han descubierto que las primeras experiencias motoras pueden definir las preferencias de los bebés por objetos y rostros. En su estudio, los especialistas constataron que los lactantes que manipularon manoplas con velcro, o “guantes pegajosos”, y juguetes vieron incrementado posteriormente su interés por las caras. El hallazgo sugiere que estos ejercicios propiciarían un desarrollo social avanzado, del que podrían beneficiarse niños en riesgo de autismo. Por Maricar García.
Un estudio del Instituto Kennedy Krieger y de la Universidad de Vanderbilt, recogido en un comunicado de dicha universidad, señala que el desarrollo motor temprano de los bebés contribuye a la comprensión del mundo social que les rodea.

En sentido contrario, este hecho implica que cuando las habilidades motoras se retrasan, como ocurre en los casos de autismo, el futuro de las interacciones sociales y el desarrollo de los pequeños pueden verse afectados negativamente.

Cuerpo y mente relacionados

“Nuestros resultados nos han mostrado una nueva vía de profundización en el estudio tanto de bebés sanos como de bebés en situaciones atípicas”, afirma Klaus Libertus, autor principal del estudio y científico investigador del Centro de Autismo y Trastornos Relacionados del Instituto Kennedy Krieger.

“La mente no es en absoluto independiente del cuerpo, especialmente durante el desarrollo. A medida que avanzan las habilidades motoras, otras destrezas también se potencian, lo que indica que existen fuertes conexiones entre campos aparentemente no relacionados. Tales conexiones tienen implicaciones interesantes, lo que sugiere que podría trabajarse la habilidad motora para fomentar del desarrollo social”, añade Libertus.

Investigaciones previas ya habían señalado que los niños diagnosticados con trastornos de tipo autista muestran menos interés en las caras y en la orientación social. Aunque este estudio se ha realizado en niños con desarrollo normal, de él puede concluirse que los bebés que están en riesgo de autismo o muestran signos de desarrollo social anormal podrían beneficiarse de la formación y el entrenamiento motriz desde los tres meses de edad.

“Esto significa que el desarrollo motor temprano es muy importante y se debería alentar a este tipo de experiencias y a la exploración activa de los hijos”, explica Libertus: “Fomentar el desarrollo motor no tiene por qué ser complejo o requerir guantes de juguete pegajosos, como en el estudio. Cualquier interacción o juego que anime al niño a desarrollar habilidades motrices resultará importante”.

El experimento

En el estudio, los investigadores dividieron a 36 niños, de unos tres meses de edad y un desarrollo normal, en dos grupos. Unos fueron sometidos a experiencias motoras activas, mientras que los niños del otro grupo recibieron experiencias pasivas.

Los bebés del grupo activo recibieron guantes fijados con tiras de velcro, los anteriormente mencionados guantes pegajosos. Los investigadores realizaron diferentes observaciones a los niños de este grupo, que utilizaron dichos guantes diez minutos al día durante dos semanas.

Mientras usaban la manopla, los bebés podían coger fácilmente – con un simple golpe o manotazo – unos juguetes también cubiertos de velcro, lo que daba a entender que el niño había agarrado con éxito el juguete. Primero, los padres les hacían una pequeña demostración a los bebés, pegando el juguete al guante; al retirar el juguete del guante, se le animaba al pequeño a alcanzar y coger el juguete por su cuenta.

En el grupo de los pasivos, los bebés fueron equipados con guantes y juguetes similares estéticamente, pero sin velcro. Estos niños también jugaron diez minutos al día durante dos semanas, pero sólo fueron observadores pasivos, ya que eran los padres los que estimulaban al niño moviendo el juguete y tocando el interior de la palma de la mano del pequeño.

Resultados de la investigación

Después de dos semanas de entrenamiento diario, los investigadores registraron los movimientos de los ojos de los niños, mientras estos observaban imágenes de rostros y juguetes en una pantalla de ordenador

Tras esta fase, se analizaron los resultados de todos los niños, y se compararon los obtenidos en los grupos activos y pasivos de bebés. Asimismo, en los análisis también se incluyeron datos de otros dos grupos de bebés que no habían participado en el experimento, uno de niños de tres meses de edad y otro de bebés de más de cinco meses. Los investigadores descubrieron de esta forma lo siguiente:

• El grupo activo mostró más interés por las caras que por los objetos. Por el contrario, los bebés del grupo de actividad pasiva no mostraron ninguna preferencia.

• Los bebés del grupo activo se centraron primero en las caras, lo que sugiere el fortalecimiento de cierta preferencia por los rostros.

• En comparación con los grupos de control no entrenados, las preferencias sociales de los niños de tres meses de edad que habían experimentado la formación activa fueron similares a las de los no entrenados de cinco meses de edad, lo que indica un desarrollo avanzado después de la formación.

• Por último, las diferencias individuales en la actividad motriz – observadas entre todos los niños de tres meses de edad – predijeron la orientación espontánea a las caras. A pesar de las diferentes experiencias de formación, cuantos más intentos realizaban los pequeños, más fuerte era su interés en mirar los rostros, por lo tanto, se puede decir que las experiencias motoras impulsaron el desarrollo social de los pequeños.

Nueva dirección

“El resultado más sorprendente de nuestro estudio es que vemos una conexión clara entre las experiencias motoras tempranas y la aparición de atracción por las caras”, ha explicado el autor del estudio.

Una pregunta clave que los investigadores esperan responder a continuación es si estos cambios iniciales se traducen en beneficios futuros para estos niños.”Nuestros resultados indican una nueva dirección para la investigación en el desarrollo social de los pequeños”, señala Libertus. El profesor y sus colaboradores seguirán observando a estos niños, para ver si los beneficios del desarrollo social alcanzado en el estudio se mantienen dentro de un año.

Cabe recordar que el Instituto Kennedy Krieger, con sede en Baltimore y que atiende a más de 16.000 personas al año, es reconocido internacionalmente por sus estudios para mejorar la vida de los niños y adolescentes con trastornos y lesiones del cerebro y la médula espinal.

Lea artículo original en tendencias21.net

¿Cuándo debe mi hijo controlar esfínteres?

Por el Dr. Alejandro Serrano Sierra* 

esfinteres 1 esfinteres 2

Cuando se trata este tema nos enfrentamos a diversos cuestionamientos, los padres, ansiosos porque el niño supere esta etapa, utilizan una serie de procedimientos no siempre correctos que en múltiples ocasiones, complican la evolución de una capacidad funcional que se alcanzará, generalmente, entre los dos y cinco años de edad. 
Es importante que los papás no se obsesionen ni dediquen tanto tiempo y esfuerzo a un hábito que el niño adquirirá de manera natural; ya que, aunque no se haga nada, los niños sanos tarde o temprano aprenderán a controlar sus esfínteres .
Cuanto mayor es la preocupación más actitudes negativas suelen generarse y que sólo retrasarán el proceso y lo complicarán.
¿Aunque sea un proceso natural, podemos hacer algo para favorecer el control de esfínteres?
La respuesta es Sí, el iniciar el entrenamiento después de los 18 meses como un juego puede ser útil. Sin embargo, la mejor edad para poner en práctica y de manera cotidiana este acto de enseñanza-aprendizaje, es a partir de los dos años de edad, cuando el niño puede integrar más fácilmente esta capacidad a su vida.
Para el adiestramiento, es necesario contar con una “bacinica” apropiada o con un excusado pequeño que le permita estar cómodo, colocarlo en el baño de la casa, próximo a la recámara del niño.
En ocasiones es factible utilizar un excusado normal, pero con un aditamento que lo soporte y que le ayude al niño a sentarse en él.
Felicitar a nuestro hijo cuando consiga realizar sus necesidades en el momento y espacio adecuado eleva su confianza en sí mismo y contribuye a favorecer su desempeño.
Una de las formas más comunes de aprender, es a través de la imitación, los niños acostumbran repetir lo que hacen los demás, de esta manera comienzan, por ejemplo, a hablar. Por eso, los padres, después de decirle al niño lo que tiene que hacer, pueden poner el ejemplo y hacerlo frente a él. El padre o los hermanos mayores deben acompañar a los niños y la madre o hermanas mayores a las niñas.
¿Qué debemos evitar?
Los regaños, castigos, amenazas o actitudes que denigran a nuestros hijos son perjudiciales para su sano desarrollo físico y mental. Es importante no hacer de esta función fisiológica una competencia familiar que ponga en pugna a padres e hijos.
Burlarse del niño, sobre todo delante de los demás, tan sólo complicará el proceso y lo retrasará aún más; además, la seguridad y autoestima del niño se podrían ver afectadas.
No colocar la bacinica en cualquier lugar, tener un espacio fijo, que el niño ubique e identifique para tal función, ayuda a crear un hábito y contribuye a que el pequeño reconozca el lugar apropiado para ello dentro del hogar.
Es conveniente que el inicio del control de esfínteres  no se relacione con otra actividad fundamental de su desarrollo, como el ingreso a la escuela o la llegada de un hermanito. Cualquier acontecimiento que afecte al niño, puede ocasionar que se altere el proceso normal y exista una aparente vuelta hacia atrás, en esos momentos no se debe presionar al chico, hay que apoyarlo y dejar que vuelva a tomar su curso normal. A veces, lo que el niño busca es llamar la atención en virtud de que se siente desplazado o angustiado frente a una situación desconocida o que no logra entender.
Aunque se refiere que es mejor pasar del pañal (normal) al excusado directamente, en algunos casos, el calzón entrenador puede ser de gran ayuda y permitir que el niño adquiera progresivamente el control de sus esfínteres, y al mismo tiempo, evitar la angustia de la madre porque su hijo moje algunas áreas de su casa.
¿A qué se debe que mi hijo controleesfínteres durante el día y no por la noche?
El niño que controla esfínteres durante el día, en la mayoría de los casos indica que no tiene ningún problema grave y que su madurez es normal. Sin embargo, es común que se le dificulte el control por la noche, durante el sueño profundo, especialmente cuando hace frío o después de ingerir gran cantidad de líquidos en las últimas horas del día. Hay niños que a pesar de despertarse con la necesidad de orinar, lo hacen en la cama por miedo o temor a la obscuridad, en estos casos es útil dejar en el baño una luz nocturna que le proporcione seguridad.
¿Si mi hijo tiene cinco años y aún no controla esfínteres, qué debo hacer?
Es normal que la mayoría de los niños controlen esfínteres entre los dos y los cinco años, en caso contrario esto puede estar dado por alguna alteración urinaria, y por lo tanto debe ser valorada por el pediatra, quién le orientará sobre su manejo integral, como ejemplo de ellas está la incontinencia urinaria, de origen orgánico.
Los padres deben estar pendientes de las características de la orina (color, olor y manifestación de dolor durante la misma), que son importantes de reportar al pediatra ya que pueden indicar un proceso infeccioso.
También, pueden existir malformaciones congénitas de las vías urinarias o de la columna vertebral que favorecen la retención urinaria y falta de control por lo tanto si el niño rebasa los cinco años de edad y aún no controla esfínteres, debe ser valorado por su pediatra.
En los casos que no se encuentra alteración orgánica, deberá realizarse un estudio psicológico para descartar esta causa. Es posible que el niño no quiera sentarse en la bacinica por rebeldía o trate de llamar la atención de los padres para provocar que estén pendientes de él, otros, muy perceptivos llegan a darse cuenta de la angustia de los padres y manipulan la situación.
Sin duda, como todo proceso en la vida, éste en particular involucra muchos de los factores descritos, empero, el tomar las cosas con el conocimiento de la evolución natural de esta capacidad, nos permitirá orientar a nuestros hijos para lograrlo.
  • Subdirector de Asistencia Médica

Los cuidados que debe recibir el bebé en su primer año de vida.

klimt madre hijo

http://www.ngenespanol.com/ciencia/salud/15/01/20/el-primer-ano-devida.html