SOCIOLOGÍA COGNITIVA – La jerarquía social modula la actividad cerebral y el comportamiento

Plotino

Hasta ahora, algunos trabajos previos habían mostrado que muchos procesos cognitivos se ven afectados por las jerarquías sociales. Igualmente, estudios recientes han encontrado que los individuos en una posición de poder logran focalizar mejor su atención. Ahora, un estudio muestra que, ya en fases muy tempranas, el reconocimiento jerárquico modula la actividad cerebral de las áreas sensoriales.

La metodología del estudio ha supuesto la implementación de un juego en el que 56 participantes, voluntarios y estudiantes universitarios, de edades comprendidas entre 18 y 27 años, tuvieron que resolver un problema simple de tipo visual. A cada participante se le dijo que dos más estaban haciendo la misma tarea y, a lo largo del experimento, se les informaba de los resultados de sus contrincantes. Entonces, los resultados del juego se modificaban de forma que el participante tuviera siempre un contrincante por encima (jugador superior) y otro por debajo (jugador inferior).

Con este juego comprobaron que los jugadores se comportaban de manera más rápida siempre que jugaban con el jugador ‘superior’, pero tenían un comportamiento similar cuando jugaban con el jugador ‘inferior’. El análisis de los electroencefalogramas de los participantes mostraron que había una modulación temprana de la actividad cerebral en el área del procesamiento sensorial.

De manera complementaria, los investigadores analizaron los resultados a la luz de un modelo de toma de decisiones basado en la acumulación estocástica o aleatoria de información, con lo que evidenciaron que el efecto de la jerarquía social sobre el comportamiento tiene lugar en una fase muy temprana y que es anterior al procesamiento útil para la toma de decisiones.

[Soc Cogn Affect Neurosci 2014]
Santamaría-García H, Pannunzi M, Ayneto A, Deco G, Sebastián-Gallés N

Fuente : Revista de Neurología  Enlace :http://www.neurologia.com/sec/RSS/noticias.php?idNoticia=4941

gato tigres ideal

Risco de diabetes é duas vezes maior em mulheres com TEPT Quanto mais severos os sintomas de transtorno de estresse pós-traumático, mais alto o risco de desenvolver a síndrome metabólica

10314014_736526353065144_4494388409142045766_n

Uma em cada nove mulheres irá desenvolver transtorno de estresse pós-traumático (TEPT) em algum momento da vida (o dobro da taxa entre os homens), segundo estimativas recentes da Organização Mundial de Saúde (OMS). O distúrbio psicológico ocorre em resposta a uma ocasião ou um evento estressante de curta ou longa duração e de natureza trágica ou catastrófica.

Agora, um estudo da Universidade Harvard e da Universidade Columbia revela que mulheres que passaram por situações traumáticas têm probabilidade duas vezes maior de desenvolver diabetes tipo 2.

Puedes leer el artículo en el siguiente enlace:

http://www2.uol.com.br/vivermente/noticias/risco_de_diabetes_e_duas_vezes_maior_em_mulheres_com_tept.html

“MODERNIDAD E IDENTIDAD DEL YO. EL YO Y LA SOCIEDAD EN LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA” Anthony Giddens

vesalio2

Compartido de Sociología México :  Enlace:  https://www.facebook.com/joseantoniotrujeque/photos/a.10150211344933507.320673.105824083506/10152676287688507/?type=1&theater

Alain Touraine ha sostenido que desde inicios de la década de los años 90 del siglo XX, en las ciencias sociales y en particular en la Sociología, ocurrió una gran reorientación teórica, la cual, sucintamente, consistió en el tránsito de las visiones estructuralistas y deterministas, hacia las que enfatizan al actor, al agente, al sujeto social.

Anthony Giddens ha sido uno de los principales teóricos que han propuesto un “regreso al actor social”, es decir, a una consideración sociológica de las subjetividades, su constitución, su doble estructuración en la vida cotidiana y en el estrato de las instituciones y de las condiciones históricas vigentes en cierto período.

Una de las obras más interesantes en esta reorientación en los paradigmas sociológicos, es la que ahora con mucho gusto compartimos, ya que la respuesta al 77 aniversario de Anthony Giddens ha sido muy entusiasta y participativa.

Muchísimas gracias a tod@s nuestr@s colegas y amig@s por tomarse la molestia de leer los mensajes publicados, con la mejor buena fe del mundo, en este espacio de reflexión colectiva.

¡Saludos y excelente lectura!

“MODERNIDAD E IDENTIDAD DEL YO. EL YO Y LA SOCIEDAD EN LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA”
Anthony Giddens
http://bit.ly/14rLzKW

EPILEPSIA NEWS: Neuroscientists Create Fiber Optic Method of Arresting Epileptic Seizures in Mice

Complete_neuron_cell_diagram_en.svg

Leer artículo completo:

http://neurosciencenews.com/neuroscientists-create-fiber-optic-method-of-arresting-epileptic-seizures-in-mice-optogenetics/

ADOLESCENTES CON DEPRESIÓN Y ESTRÉS

Las exigencias académicas y la necesidad de sentirse aceptados son algunos de los factores que más influyen en el desarrollo de estos trastornos

En la adolescencia, problemas psicológicos como la depresión o el estrés no siempre se manifiestan con las señales características en los adultos. En muchas ocasiones, la depresión queda enmascarada bajo otros síntomas, como agresividad o irritabilidad. Por este motivo, se aconseja a los padres que estén atentos a los cambios de humor de sus hijos y fomenten la comunicación con ellos.

  • La depresión y el estrés son dos de los problemas de salud más importantes en la actualidad. Y los adolescentes, inmersos en una etapa de cambios cruciales, también los sufren: uno de cada cinco padece sus consecuencias. El estrés es la respuesta automática y natural del cuerpo ante las situaciones que resultan amenazadoras o desafiantes. El entorno está en constante cambio y hay que adaptarse de manera continua. Sin embargo, cuando el estrés es excesivo pueden desarrollarse problemas psicológicos, como trastornos de ansiedad o depresión.

Señales habituales

Entre las señales del estrés habituales en esta franja de edad figuran taquicardias, aumento de la agresividad, abuso de sustancias tóxicas, como el alcohol o las drogas, y el desarrollo de alguna enfermedad física. Como destaca Esther Calvete, profesora de psicología de la Universidad de Deusto, “el estrés responde a una situación de desajuste vital”. Esta situación que lo genera es muy variada: un examen en el instituto, discusiones con los amigos o la separación de los padres. Cuando el estrés es intenso, según las peculiaridades de cada individuo, pueden surgir síntomas de diversa naturaleza: ansiedad, depresión oconducta agresiva, entre otras.

Los síntomas de la depresión en los más jóvenes pueden ser diferentes a los manifestados por adultos. No es sencillo diagnosticar una depresión durante la adolescencia, ya que en esta etapa son habituales los altibajos en el estado de ánimo. Además, indicios tan típicos de la depresión como tristeza, problemas para dormir o falta de autoestima pueden estar enmascarados por una conducta desobediente, discusiones frecuentes, consumo de drogas, etc.

En estos casos, explica Calvete, los adultos pueden interpretar que el problema del joven es de una naturaleza distinta a la depresión, pese a que un diagnóstico correcto es el paso previo necesario para una intervención adecuada. El adolescente puede mostrarse triste y apático, aunque en ocasiones manifiesta irritabilidad y reacciona de manera brusca hacia las demás personas. “Estos cambios emocionales se acompañan de pensamientos negativos o falta de autoestima, se siente rechazado o sin esperanza de que las cosas mejoren. En ocasiones, los pensamientos incluyen ideas de suicidio”, añade la experta.

Sentirse aceptado

El papel de la familia consiste en ayudar a que su hijo tenga un auto-concepto de sí mismo equilibrado y una autoestima positiva

Durante la adolescencia, ser aceptado por los demás se convierte en una necesidad psicológica fundamental. Esta necesidad de aceptación tan intensa “se debe a los estereotipos y valores que caracterizan la cultura occidental”, considera Calvete. A las chicas se les enseña, en mayor medida, que es importante agradar a los demás, lo que implica tener un aspecto físico que guste. Algunas comienzan a deprimirse a raíz decomentarios negativos sobre su aspecto físico. En muchos casos, cuando se tiene la creencia de “necesito ser aceptada por los demás, sería horrible que me rechazaran…”, cada vez que se enfrenta a una crítica o al rechazo por parte de los demás lo pasa muy mal. Si estas situaciones se repiten de forma prolongada, pueden desarrollarse los síntomas depresivos.

Un joven que tiene problemas para que le acepten cambiará algunas de sus conductas. La psicóloga Sílvia Sumell afirma que algunas señales son indicativas de que un adolescente tiene problemas para que le acepten socialmente, como el hecho de que “nunca o muy pocas veces quede con alguien, no le llamen, no se conecte a ninguna red social como Facebook, tenga problemas con los compañeros de clase (peleas) o con los profesores (contesta mal, es desafiante, etc.), no le apetece quedar con nadie, se aburre o está más irritable que de costumbre, tiene alteraciones del sueño o del apetito, o empeora su rendimiento académico”.

De la misma manera, algunos estudios señalan que a partir de los 13 ó 14 años aumentan los casos de depresión de una forma muy acusada. Este incremento se prolonga durante toda la adolescencia. Las chicas se deprimen con más frecuencia que los chicos: al final de la adolescencia, la tasa de depresión del sexo femenino es el doble que la del masculino.

Presión académica, depresión y estrés

Una de las principales causas de depresión en la adolescencia es la exigencia por obtener buenas notas. Alicia López de Fez, psicóloga en Valencia, señala que los adolescentes se quejan de la presión académica, ya que llegan a la consulta con un gran sentimiento de inseguridad y con poca confianza en sus posibilidades. En las sesiones, ganan autoconfianza y las quejas por la carga de los estudios dejan de ser tales de manera progresiva. Si se ajustan las metas a los recursos, si se establecen metas realistas, la presión académica percibida es menor y la frustración, también.

Las quejas sobre la cantidad excesiva de deberes, exámenes o trabajos que entregar y muy poco tiempo son habituales. No obstante, Sumell afirma que “no hay una presión académica generalizada, sino que los jóvenes con problemas añadidos suelen percibirlo así y, a consecuencia, su rendimiento académico queda afectado”.

Esta presión no sólo es responsabilidad de los padres. Los expertos coinciden en que hay una presión social que empuja a ser cada vez más y más competitivos. Quienes no tienen una vocación clara o están desmotivados con los estudios, pueden sufrir más. “Acuden a la consulta jóvenes sin vocación ni hábito de estudio que sobreestiman sus cualidades y que no son capaces de reconocer que sin fuerza de voluntad y sacrificio no lograrán empezar, o terminar según los casos, sus estudios universitarios”, explica López de Fez.

Por otro lado, una de las principales consecuencias de la actual crisis económica es el futuro laboral que espera a muchos de ellos. La falta de perspectivas en este terreno es un factor estresante en el final de la adolescencia y puede provocar problemas como ansiedad o depresión.

FOMENTAR LA AUTOESTIMA

El auto-concepto es la imagen que se tiene de uno mismo y la autoestima es la medida en que esa imagen gusta o no al propio individuo. La autoestima es positiva si la imagen que tiene una persona de sí misma es positiva. Sílvia Sumell explica que la autoestima se forma a lo largo de la vida según los comentarios que se reciben de los padres y de las experiencias que se viven. “Una de las funciones de las familia es ayudar a que su hijo tenga un auto-concepto de sí mismo equilibrado (adaptado a su realidad) y una autoestima positiva”, indica Sumell.

Esta profesional aconseja, en primer lugar, hacer uso del lenguaje de la autoestima: mejorar la comunicación con el adolescente y, para ello, emplear un lenguaje positivo y evitar acusaciones, ridiculizaciones y comentarios irónicos. Para que los progenitores contribuyan a fomentar una autoestima sana en sus hijos, aconseja:

  • Aceptarles tal y como son.
  • Descubrir qué tienen de especial y decírselo.
  • Tratarles con respecto y afecto.
  • Premiar sus éxitos y sus esfuerzos.
  • Ayudarles a aceptar sus propias limitaciones.
  • Colaborar para que se fijen metas razonables.
  • Ayudarles a conseguir el éxito social porque es básico para ellos.
  • Fomentar su autonomía mediante la confianza y permitirles asumir responsabilidades.
  • Entrenarles para solucionar problemas interpersonales.

mujer pelo barco

IINNUAR Investigaciones Neuropsicología Psicopedagogía Sociología Clínica Neurología Córdoba

Las exigencias académicas y la necesidad de sentirse aceptados son algunos de los factores que más influyen en el desarrollo de estos trastornos

En la adolescencia, problemas psicológicos como la depresión o el estrés no siempre se manifiestan con las señales características en los adultos. En muchas ocasiones, la depresión queda enmascarada bajo otros síntomas, como agresividad o irritabilidad. Por este motivo, se aconseja a los padres que estén atentos a los cambios de humor de sus hijos y fomenten la comunicación con ellos.

  • La depresión y el estrés son dos de los problemas de salud más importantes en la actualidad. Y los adolescentes, inmersos en una etapa de cambios cruciales, también los sufren: uno de cada cinco padece sus consecuencias. El estrés es la respuesta automática y natural del cuerpo ante las situaciones que resultan amenazadoras o desafiantes. El entorno está en constante cambio y hay que adaptarse de…

Ver la entrada original 1.103 palabras más

Caso ejemplo Evaluación Neuropsicológica breve

10422554_734917069893158_6147136839963228861_n

Para bajar la presentación en ppt hacer clic aquí ==> Caso ejemplo Evaluación Neuropsicologica

¿Hombre o mujer? ¿Microestructuras neuronales definen nuestra identidad sexual? Un descubrimiento señala que la transexualidad tiene una base biológica

Neurons in the brain

Enlace para leer:

http://www.tendencias21.net/Hombre-o-mujer-Microestructuras-neuronales-definen-nuestra-identidad-sexual_a39309.html