Palabras andantes de la vida cotidiana

mujeres hablando palabras q andan

Olor de madre….

mujers lavn ropa 3

El olor a ropa lavada y asoleada es un olor de madre…
Hace unos días pasea por mi mente el olor a ropa recién lavada y colgada en una cuerda al sol. Es un aroma que envuelve el alma, que coloniza todos los sentidos, se hace textura de sàbanas de percal, “acrocel” de las camisas que usaba mi padre para ir a la oficina, de mi guardapolvo blanco y rebelde de escolar, de la blusas de andariegos volados de mi madre…
Cierro los ojos y esta maravilla de la memoria se agita, se exalta, y no para de bombardearme con imágenes de la infancia, se une con el olor del pasto del jardín recién cortado, con el olor a tierra húmeda y la mágica celebración de las ranitas que invadían el patio de la casa cuando comenzaba a llover.. .Cómo comprendo a Borges cuando dice que “la lluvia es algo que sucede en el pasado”, porque la lluvia nos remonta a un tiempo sin tiempo, a momentos donde la alquimia de la curiosidad y la inocencia nos hacía sentir pequeños científicos en potencia que soñábamos con hacer algún descubrimiento que salvaría al mundo de alguna desventura.
Pero el olor de la ropa limpia y asoleada, es inevitablemente un olor de madre… Porque las madres son las supremas guardianas de la ropa bien colgada, bien doblada, bien planchada.. A veces pienso, si esa ropa que ellas cuidaron con tanto amor hablara, nos contaría de cada una de sus penas, de cada alegría y de cada lágrima que rodó por ellas mientras doblaba pacientemente cada prenda … Un fragmento de su corazón escondido en cada pliegue, impecables ilusiones blanqueadas con almidón, partecitas de su vida narradas en cada alisado de la plancha, macerados sueños mezclados con los hilos de seda del echarpe de crochet que usaba en las mañanas…
Las cuerdas de la ropa no atan, no sujetan, sino que dan alas … Y entreveradas en el vuelo de las camisas, las enaguas, los pantalones y la ropa de cama, remontan níveas las esperanzas de esa madre que ve a su hijo crecer y crear sus propias alas…
Definitivamente, el olor a ropa lavada y asoleada, es el olor de mi madre, que se que me cuida y me piensa desde la distancia. 

Silvia Pérez Fonticiella

mujer ropa lavada 2

POESÍA TANGUERA

“Tango que me hiciste mal y sin embargo…..   “

tango pareja empedrado

https://cordobapsicopedagogianeuropsicologia.com/2015/03/05/bella-poesia-tanguera-cafe-la-humedad-de-cacho-castana/

2 comentarios en “Palabras andantes de la vida cotidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s