EL AGRESOR DE GÉNERO, ¿PUEDE REHABILITARSE?

‘El ser humano por lo general trata de gestionar sus emociones a corto plazo, y lograrlo implica un aumento de la intolerancia al malestar

violencia-de-genero

http://psicopedia.org/3739/el-agresor-de-genero-puede-rehabilitarse/

EL MALTRATO INFANTIL Y SUS CONSECUENCIAS EN LOS NIÑOS Y LA SOCIEDAD

Dentro del desarrollo en el niño se ven afectados dos procesos indispensables para el buen funcionamiento del cerebro estos son: la plasticidad neuronal y la mielinización.

maltrato

https://www.psyciencia.com/2016/16/el-maltrato-infantil-destruye-a-los-ninos-y-a-nuestra-sociedad/?utm_content=buffer01c64&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

LA AGRESIVIDAD DE UNA PERSONA SE MANIFIESTA AL CAMINAR

Las personas más violentas exageran la rotación natural que realizamos al andar.

caminar

http://www.tendencias21.net/La-agresividad-se-ve-en-la-forma-de-caminar_a43177.html?TOKEN_RETURN

LAS 4 FASES DE LA VIOLENCIA EN LAS RELACIONES DE PAREJA

¿Por qué la mujer agredida no deja a su agresor? ¿Por qué no denuncia los ataques? ¿Por qué después de denunciar muchas veces retiran la denuncia?

Violencia

https://psicologiaymente.net/forense/ciclo-violencia-relaciones-pareja#!

¿EXISTE ALGUNA RELACIÓN ENTRE LA ACTITUD AGRESIVA Y EL DETERIORO COGNITIVO?

Los jóvenes con un talante hostil o con dificultades para manejar las situaciones de estrés tienen más posibilidades de presentar problemas de memoria en la adultez.

AGRESIVIDAD

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/hallan-una-relacin-entre-la-actitud-agresiva-y-el-deterioro-cognitivo-14037?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=Psicolog%C3%ADa+y+neurociencias+-+Abril

Por un parto más humanizado: ¿Conocen las mujeres sus derechos al momento de parir?

klimt madre hijo

“Violencia obstétrica es un término que nos dice por sí solo de que trata. Está enmarcado dentro de las violencias hacia la mujer, como la violencia doméstica y la violencia laboral que se manifiesta en el mundo obstétrico. Tiene que ver con la violación de los derechos de las madres a la hora de parir, el maltrato o falta de respeto a sus deseos.”

Por supuesto, cada país tiene su legislación diseñada de acuerdo a su contexto particular,  pero más allá de eso, creo que este artículo plantea casos muy reales de violencia que se produce durante la internación y el momento del parto que deben ser motivo de reflexión y de reivindicación de los derechos hacia la mujer y la familia.

La OMS alerta sobre el elevado número de cesáreas que se realizan, y los que trabajamos en la clínica con niños y sus familias constatamos a partir de las historias de los padres de los pacientes, que aún se les practica forceps durante el parto  y otros procedimientos y maniobras que no se registran en la historia clinica, y que ponen en riesgo la vida y la salud del bebé, y en algunos casos dejan secuelas irreversibles , físicas, cognitivas y emocionales para el resto de su vida.

Esto no constituye solo violencia obstétrica, muchas veces enmascara una mala praxis.

Es fundamental que madres y padres o familiares que asistan al parto, se empoderen de la situación, que pregunten que sucede? , que les van a hacer y para qué?, y que con el asesoramiento adecuado profesional co-participen de las decisiones importantes que afectarán la salud y el bienestar futuro de la mamá y del bebé.

Silvia Pérez Fonticiella.

Leer artículo completo en:

http://www.lr21.com.uy/salud/1227302-parto-humanizado-violencia-obstetrica-derechos-mujeres

por-un-parto-humanizado

Muchas gracias La Red21  Salud  por esta publicación. !!

CUANDO LA VIOLENCIA ESTÁ EN EL SILENCIO

silencio

Al cabo de una semana de la boda, ella dejó de trabajar para seguirle a su reciente puesto en otra ciudad.

Cada noche, codiciaba el sonido de la llave de la puerta que le dejaría ver su cara. De nuevo venía callado y ella le contemplaba cenar solo, porque así se lo dijo una vez, hace ya meses. Y fue eso lo último que le dijo. Antes le advirtió que no le gustaba que perdiera horas y dinero hablando por teléfono con su familia. Pero bueno, eso ya pasó y a pesar de todo no le dice nada. ¿Por qué está en silencio?.

Después de cenar, trabaja un poco y a veces le oye conversaciones con sus compañeros, y se ríe…Y entonces ella recuerda las tardes en que se reían los dos y piensa que está haciendo algo mal y no sabe qué es. ¿Qué puede ser si le pregunta y él no contesta? No puede molestarle. Él está haciendo cosas importantes que ella no entiende.

No se habrá dado cuenta de cómo han crecido las plantas en un año, menos mal que no se le han muerto porque está la casa muy bonita, aunque no le diga nada. Lo sabe por las revistas y la televisión. Tiene que apagarla cuando él llega para que pueda elegir su programa favorito y no se piense que ha estado perdiendo el tiempo.

Un día, cuando sonó la llave de la puerta, se escondió en la alcoba esperando que dijese algo porque había cambiado los muebles de sitio. Pero no dijo nada. Eso es que no le había gustado el cambio o quizá estaba pensando en sus cosas. Él siempre está haciendo cosas importantes.

A veces, con esa cabeza ligera que tiene, se podría haber olvidado de algún detalle y él, tan educado, no se lo decía. No decía nada. Cómo iba a contarle ella entonces que le dolía mucho el cuerpo si ni siquiera sabía qué parte le dolía…Era el estómago. No, eran la espalda y las piernas. Eran las piernas y también, a ratos, las manos y siempre dolor de cabeza. Con esa vida tranquila que llevaba, de qué iba a quejarse…Lo peor eran las noches. No podía dormir.

Él era un hombre bueno, no le pegaba nunca, no venía borracho, no le faltaba de nada…Tuvo mucha suerte al casarse con él porque, quién iba a quererla a ella…

Ya llevaban dos años y los niños no venían, seguramente ella tenía la culpa, por eso no le hablaba. O quizá, no le hablaba porque no tenía gana. Por eso deseaba con todas sus fuerzas que sonase el teléfono. Sí, para poder escuchar de nuevo su voz y acordarse de cuando eran novios y decía cosas tan bonitas. ¿O quizá no era él?. Sí, sí, era él, con esa cabeza se confunden las cosas.

Agachada no podrá verla. Es mejor. Así él cena con todo limpito y ve solo cosas bonitas, como las que decía, decía muchas cosas bonitas, cosas bonitas, cosas bonitas, cosas bonitas…

¡Despierte! ¿Qué se ha tomado? Su marido está fuera esperando.

No sé qué ha pasado. Estoy muy bien. No le preocupen. No le molesten. Ha sido culpa mía. Soy muy torpe. Me equivoqué.

El maltrato psicológico es una manifestación de violencia hacia las personas. Es difícil de detectar. En el caso de las mujeres, el silencio es su peor enemigo. Si a menudo, hay dificultad en admitir y denunciar el maltrato físico evidente, ¿cómo demostrar el maltrato psicológico?

Ese maltrato sibilino que confunde, aisla, culpa, menoscaba la autoestima y produce enfermedades psíquicas y físicas puede empezar, simplemente, por el silencio…

Por: Yolanda Martos Wensell para reeditor.com