No venimos al mundo con un Manual de Instrucciones…

caballito de Maddalena Frnaguelli

 imagesCABALLO MADERA 3

CABA MADERA CARROUSEL COLOR

¿Acaso venimos al mundo con un manual debajo del brazo que nos dice cómo vivir, o que nos marca la ruta a seguir, ?

Cuando hablamos con padres, u otros familiares de un niño o adolescente que llega a la consulta clínica, surge rápidamente en ellos angustia,culpa,inquietud por si habrán hecho “las cosas bien”, “…¿en qué nos equivocamos?”, es una pregunta frecuente.

Tengamos en cuenta que cada quien construye su vida, sus circunstancias, que nadie nos puede brindar un manual de como criar a los hijos, porque la crianza, el amor hacia un hijo es algo que se construye en cada vínculo, en cada grupo familiar, tomando algunas pautas de la cultura y contexto social , pero   fundamentalmente, basado en lo que cada uno de los padres ha vivido, a recibido y a construido en su propia historia de vida. Cada uno de nosotros, cuando es niño, no sólo aprende lo que tiene que ver con la infancia, no somos seres criados en una burbuja ajenos a lo que pasa larededor intuimos, “leemos” que piensa, que expectativas tienen nuestros padres, observamos sus conductas, incorporamos conciente e incoscientemente los modelos que siguen, respecto a enfrentar la vida, el trabajo, las formas de respuesta o estrategias de manejo de las situaciones difíciles familiares o aquellas que tienen que ver con los vínculos con “el afuera” del medio familiar. Un niño aprende mucho más de lo que ve, de cómo ve a los adultos actuar, que de las prescripciones, consejos, ejemplos, órdenes y sugerencias que pueda hacerle el adulto.

Si puediésemos grabar algunas situaciones cotidianas, nos daríamos cuenta que muchas veces, con elevada frecuencia, les repetimos casi exactamente, algo que nos decían nuestros padres a nosotros cuando éramos chicos, también con frecuencia, entramos en contradicciones, le decimos a nuestros hijos que es malo mentir, y luego ellos nos escuchan decir mentiras a otras personas, o advierten hipocresía en nuestros actos; les pedimos que deben confiar en nosotros, pero en los hechos, les mostramos que no cumplimos nuestras promesas, le pedimos que sean respetuosos, que no se burlen de otros, pero cuántas veces frente a una situacón de bronca, de malestar, les faltamos el respeto, no respetamos sus tiempos, los humillamos, o los agredimos físicamente.

No nos regalan un manual de instrucciónes para “dar cuerda a un hijo” por parafrasear una expresión de Córtazar. La relación padre-hijo, madre-hijo, abuela-nieto, tía-sobrino, por nombrar algunas, es un vínculo que hay que construir pausadamente, y sobre todo un vícnulo donde ha que ser muy reflexivo y usar el pensamiento crítico, cuestionarnos, discutir con nosotros sobre lo que queremos y esperamos. Es un vínculo que debe estar basado en el respeto de las singularidades , teniendo en cuenta los intereses, los temores, las inquietudes de cada uno, teniendo en cuenta el sentido común,  poniendo límites desde el amor, no desde la forma en que nos criaron a nosotros, erijida como única fórmula válida para educar. Los chicos necesitan autoridad, no autoritarismo. Y representar autoridad desde el amor, no es tarea fácil, porque requiere primero, tener proyectos propios como ser humano, autorizarse a ser, autorizarse a vivir plenamente, si no me siento feliz conmigo mismo, no puedo ser referente de autoridad ni de nada para otro.

Permítanse explorar ese maravilloso universo de la infancia, vagabundeen por él, déjense penetrar por los sueños de los niños, por su curiosidad, por esa fresca manera de desafiar el espacio y el tiempo… encuentren el amor y el placer en el encuentro con ellos, sean permeables a su universo caótico y siempre inconcluso de ese pequeño ser en desarrollo.. lean, y sobre todo jueguen con ellos, compartan tiempo, porque calidad de tiempo, no cantidad es el más valioso legado que podemos dejarle a un hijo.

Explorando las cartografías del universo poético, siempre me ha gustado este poema que el escritor cubano José Martí le dedicó a su hijo… espero que puedan disfrutar igual que yo , la frescura del encuentro, entre un padre y un hijo, que nos recrea el autor.. y luego de leerlo, sientan muchas ganas de abrazar a sus hijos…

Un abrazo.

Silvia.

“Por las mañanas
Mi pequeñuelo
Me despertaba
Con un gran beso.
Puesto a horcajadas
Sobre mi pecho,
Bridas forjaba
Con mis cabellos.
Ebrio él de gozo,
De gozo yo ebrio,
Me espoleaba
Mi caballero:
¡Qué suave espuela
Sus dos pies frescos!
¡Cómo reía
Mi jinetuelo!
Y yo besaba
Sus pies pequeños,
¡Dos pies que caben
En solo un beso!”

Mi caballero-  José Martí.

bebe y generaciones

Autor: IINNUAR INVESTIGACION DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO PSICOPEDAGOGÍA, NEUROPSICOLOGÍA, PSICOLOGIA, PSICOSOCIOLOGIA, NEUROLOGÍA

Diagnóstico , Tratamientos, Clínica individual e institucional : Neuropsicología - Psicopedagogía. Sociología clinica- Neurología - Consultoría Capacitación profesional Interconsulta y Supervisiones de Casos Clínicos . Asesoramiento y dirección de Tesis - Especialistas en aplicacion de NTics a la Educación. Cambridge Teaching with ICT award Investigación Consultoria Diagnóstico Tratamientos Evaluación Neuropsicológica - Estimulación Cognitiva Consultorio presencial y on-line

1 comentario en “No venimos al mundo con un Manual de Instrucciones…”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s