¿Vivimos en el presente? Curiosidades cerebrales…

VIVIR EN EL PASADO

Ud vive 80 milisegundos en el pasado…

Nuestro cerebro necesita tiempo para procesar la información. Algunos experimentos han mostrado un demora entre el momento que algo sucede y el momento en que nosotros tenemos la experiencia de esa vivencia.

¿QUÉ ESCONDE EL HÁBITO DE “COMERSE LAS UÑAS”?

uñas

Los especialistas consideran que morderse las uñas es un recurso para reducir la ansiedad, la inseguridad, la depresión o la angustia

Muchas personas se muerden las uñas. Se calcula que la onicofagia, el nombre que denomina este hábito, afecta a un 45% de los niños y a un 10% de los adultos. Más allá de los efectos estéticos que provoca, los especialistas coinciden en que este acto, casi involuntario, es un síntoma de ansiedad, inseguridad, depresión o angustia. Acostumbra a solucionarse con el paso de los años y se recomienda no preocuparse más de la cuenta. Pautas sencillas, destinadas a eliminar el hábito de forma progresiva y sin traumas, son mucho más efectivas que las prohibiciones o el hecho de convertir la costumbre en un problema grave.

Un estudio publicado recientemente en “Biomed Central” asegura que los niños que se muerden las uñas tienen más posibilidades de reducir las habilidades sociales que quienes no sufren onicofagia. Esta condición, que afecta a un 45% de los niños y a un 10% de los adultos (una de las más frecuentes), se trata como un trastorno nervioso. Los expertos señalan que es una forma de limitar la ansiedad, una práctica que se convierte en una distracción fácil y relajante que disuade por momentos el factor desencadenante.

Con el tiempo, esta costumbre se convierte en un acto reflejo inconsciente y automático, por lo que cada vez resulta más difícil dejarlo, sobre todo, ante situaciones de estrés, nerviosismo, angustia o insatisfacción personal. Afecta por igual a ambos géneros y, aunque no es grave, se considera un problema médico sin resolver. Se desarrolla entre los 4 y los 6 años de edad. Su tasa aumenta conforme se acerca la adolescencia, con un pico entre los 10 y 11 años. A partir de esta edad la frecuencia disminuye, sobre todo, entre las chicas.

En general, el hábito se abandona por propio deseo o porque los amigos del afectado se dan cuenta y les avergüenza enseñar unas uñas mal cuidadas. Se cree que el motivo de esta diferencia entre chicos y chicas en estas edades es estético. Ellas empiezan a preocuparse por la belleza de sus manos y, por tanto, son las primeras que piden ayuda para resolver esta costumbre, hacia los 13 años.

Afección de la salud general

No obstante, más allá de ser un problema estético, la onicofagia puede afectar a la salud y tener consecuencias en otras partes del organismo. En las propias uñas, el continuo mordisqueo causa un mal crecimiento de las mismas. Se crean microtraumatismos que alteran la anatomía del lecho ungueal, la parte que está por debajo de las uñas. También se ocasionan pequeñas heridas alrededor de ellas, que provocan inflamación y dolor en el dedo. Se forman repelones y verrugas periungueales. También se puede ver afectado, incluso, el día a día de los niños, con dificultad para realizar movimientos que requieren un largo mínimo de uña, como recoger una moneda del suelo o separar cinta adhesiva.

Casi una cuarta parte de los pacientes con dolor en ciertas articulaciones mandibulares se muerden las uñas

La onicofagia puede provocar alteraciones en los dientes. El repiqueteo constante de un incisivo contra el otro (inferior y superior) hace que se desgasten y que las piezas dentales queden como recortadas. Los investigadores del trabajo reciente añaden otras modificaciones como: mala oclusión de los dientes anteriores, infecciones parasitarias intestinales, bacterias, virus, hongos o cándidas en la uña que, en muchos casos, se trasladan a la mucosa oral, o destrucción alveolar. Por otra parte, cerca de una cuarta parte de los pacientes con dolor en las articulaciones temporomandibulares se muerden las uñas, por lo que varios estudios han relacionado ambas afecciones.

Evitar el sentimiento de culpa

Tratar la onicofagia no es fácil. Muchos progenitores intentan solucionar el problema con castigos, someten a los niños a presión y les reprenden cada vez que se las muerden. No obstante, estos intentos a menudo no son eficaces. Debido a que es un problema con origen en el sistema nervioso, darle demasiada importancia puede provocar el efecto contrario y crear un círculo vicioso de difícil salida. Los expertos recomiendan diversas acciones que ayudan a abandonarlo de forma progresiva y pausada. Con frecuencia, se soluciona con el paso del tiempo y con mucha voluntad, sin necesidad de ninguna intervención específica.

Una de las primeras recomendaciones es lograr que el niño comprenda el problema. Se le puede explicar que, en ocasiones, las personas se muerden las uñas cuando están muy preocupadas, molestas o nerviosas. Se intentan detectar los momentos más susceptibles, como durante la visita de personas ajenas, cuando conoce a alguien nuevo o cuando le cuesta entender algo, entre otras. Hacerle consciente de estos momentos puede ayudarle a controlar mejor las tensiones que experimenta.

También se puede hacer algún tipo de pacto, por el que se dará una recompensa si el niño deja de mordérselas durante, al menos, una temporada. Resulta útil el uso de sustitutos en momentos clave, incitadores a la onicofagia, como comer un chicle sin azúcar o masticar una zanahoria. Mantener las manos ocupadas con otros objetos en momentos de tensión es efectivo. Si el niño aprende técnicas de relajación podrá controlar esa tensión, un aspecto básico para el cese de la costumbre. Por último, siempre con el consentimiento del afectado, se puede poner alguna sustancia amarga que ayude a disuadirle de llevarse las manos a la boca.

La Sociedad Española para el Estudio del Estrés y la Ansiedad (SEAS) recomienda a los pacientes evitar el consumo de alcohol y café, además de practicar técnicas de relajación como el yoga, que ayudan a reducir el estrés. Si el hábito persiste, es necesario recurrir a la terapia psicológica. Cuando el niño se las muerda con agresividad, tanto que acabe por romperlas y provoque sangrado, es necesario consultar con el médico. También cuando están azuladas, deformadas, torcidas o pálidas, con crestas horizontal o líneas blancas, o sean blancas por debajo de la uña, ya que estas señales pueden ser indicativas de una enfermedad subyacente.

Indicador del estado general de salud

La función de las uñas es proteger los tejidos de pies y manos gracias a la proteína endurecida que las forma, la queratina, que también se localiza en el pelo y en la piel. Además, son un buen indicador del estado general de salud. Unas uñas saludables son lisas y de color uniforme. Por el contrario, diversos estados de decoloración pueden sugerir ciertas enfermedades, infecciones, lesiones o intoxicaciones. Las líneas de Beau -marcas acanaladas que se extienden de un lado a otro de la uña- pueden ser resultado de una enfermedad pasada, una lesión de la uña o una situación de desnutrición.

Si son frágiles o quebradizas, además de ser un síntoma de envejecimiento, puede ser culpa de algunas enfermedades, como hipertiroidismo o hipotiroidismo; con crestas (líneas pequeñas y levantadas que se desarrollan en la parte superior e inferior de la uña) levantadas, delgadas y cóncavas, sugieren anemia ferropénica.

Los hongos o levaduras causan cambios en su color, textura y forma, así como las infecciones bacterianas que pueden, además, causar la pérdida de la uña. Los virus que provocan verrugas, ocasionan también cambios en su forma. Otras enfermedades que se insinúan en las uñas son las que afectan a la cantidad de oxígeno en la sangre y que provocan que éstas se curven hacia abajo; algunas nefropatías y enfermedades hepáticas; la psoriasis, que puede causar hendiduras, onicólisis y distrofia de la uña; la amiloidosis sistémica; y ciertas deficiencias de vitamina, entre otras. La intoxicación por arsénico (que causa líneas blancas y crestas horizontales) o la ingesta de plata (que provoca una coloración azulada) son también visibles a través de las uñas.

“Escuchar”… siempre está mucho más allá de “oir” Paulo Freire.

escuchar mas alla de oir

—ooo—

vecinas conversan

¿A QUÉ EDAD COMIENZA LA MEMORIA?

memo historia

No es posible evocar conscientemente imágenes de la infancia, pero no hay dudas, de que aprendemos asociaciones de gran importancia y persistencia, a edades muy tempranas. De acuerdo con las investigaciones recientes, este tipo de memoria comienza en el seno materno.

Un grupo de estudiosos holandeses, informó de la existencia de memoria  a corto plazo, en fetos de 30 a 38 semanas, según lo publicado en “Child Development”.  Colocaron primero un dispositivo sonoro y vibrante sobre el abdomen de 93 gestantes. Los fetos se “habituaron” rápidamente, es decir, estimaron pronto que el ruido no era peligroso. Cuando volvieron a oírlo diez minutos después, no mostraron signos de agitación ni se elevó su ritmo cardíaco. “Es como la habituación a los ruidos de una estación de cercanías”, explicó el autor principal, J.G. Nijhuis, catedrático de la cátedra de obstetricia de la Universidad de Maastricht. “Supone una facultad de distinguir entre estímulos inofensivos y otros peligrosos, de una manera rudimentaria de memoria”. Los fetos de 34 semanas lograron, incluso, recordar el sonido cuatro semana después. Lo que el estudio dice claramente, es que a partir de las 30 semanas, quizás antes, el cerebro fetal está comenzando a establecer  recuerdos a corto plazo y, posiblemente, algunos de larga duración, según lo explicado por Rahil Briggs, director de Healthy Steps en el Centro Médico Montefiore, profesor adjunto de pediatría en la facultad de Medicina Albert Einstein. Se trata de una fase muy delicada del desarrollo.

Los fetos adquieren también habituación de otras formas. Si la madre abusa de drogas, sus bebés sufren drogadicción. En otro estudio se observó que los bebés cuyas madres siguieron durante su embarazo por tv, “un culebrón muy popular”, se tranquilizaban al oír el tema musical del programa. Anecdóticamente, hay papás que le leen cuentos al vientre de la madre gestante, creyendo que los bebés, al nacer, reconocerán sus voces, explica la pediatra Tanya Remer Altmann, portavoz de la Academia de Pediatría estadounidense.

En definitiva: sea prudente con lo que sucede en torno al “nasciturus”: “El ambiente intrauterino es muy importante, pero el extrauterino lo es también”, afirma el pediatra Dimitri Christakis, del Hospital Infantil de Seattle. Después de todo, el cerebro triplica su tamaño en los dos primeros años de vida, y es posible que incluso, fetos de menos semanas estén ya, formando recuerdos. Probablemente, esto sea materia de próximas investigaciones.

Karen Springen para “Mente y cerebro”

No se trata de mayor o menor IQ (coeficiente intelectual), sino de la voluntad y la perseverencia en construir reales posibles a partir de nuestros sueños. Silvia P. F.

libros sueños

“La gota horada la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia”
Ovidio

tinaja piedras agua

UN POCO DE POESÍA. Soneto: EL AVERNO DE ALFONSINA – Por Mario Valdez

alfonsina

EL AVERNO DE ALFONSINA

 ¡Oh, mar tu vastedad, invectiva rugiente

del temible Caronte!; en tu furia supina

hambrienta de almas febles, retaste a la divina

majestad del Supremo, con tu indigno tridente.

*

Enviaste sin piedad al íncubo atrayente

 para atrapar sus versos y gracia alabastrina,

y con tu odio cegaste su gloria minervina

que eterna sucumbió, en tu Aquaronte algente.

*

Que la corte de Minos, en singular sentencia,

condene la osadía de tu arrogante estrago,

convirtiendo tus aguas, señal de tu demencia,

*

en una pez hirviente donde tu propio endriago,

sacie en ti con hartura la sed de su violencia,

vindicando a Alfonsina y a su destino aciago.

                                                         Mario Valdez

 Invectiva: Palabras amargas y violentas. Injurias

Caronte: Mit.latina: Barquero del infierno

íncubo: El diablo convertido en hombre para seducir a una mujer

minervina: relativo a Minerva, la diosa de los artífices

Aquaronte: Mit.latina. Río de los infiernos. nadie podía atravesarlo dos veces.

Minos: mit.latina.Rey de Creta, hijo de Europa y Zeus, juez de

los infiernos junto a Eaco y Radamante.

pez:(la):Substancia pegajosa que se extrae de pinos y abetos.

endriago: Monstruo fabuloso.

¿Qué es la personalidad anacástica?

©Andrey Remnev  MUJERES VESTIDOS BLANCOS SOMBRERO

http://lamenteesmaravillosa.com/que-es-la-personalidad-anacastica/

pluma tintero papel