CUANDO LA VIOLENCIA ESTÁ EN EL SILENCIO

silencio

Al cabo de una semana de la boda, ella dejó de trabajar para seguirle a su reciente puesto en otra ciudad.

Cada noche, codiciaba el sonido de la llave de la puerta que le dejaría ver su cara. De nuevo venía callado y ella le contemplaba cenar solo, porque así se lo dijo una vez, hace ya meses. Y fue eso lo último que le dijo. Antes le advirtió que no le gustaba que perdiera horas y dinero hablando por teléfono con su familia. Pero bueno, eso ya pasó y a pesar de todo no le dice nada. ¿Por qué está en silencio?.

Después de cenar, trabaja un poco y a veces le oye conversaciones con sus compañeros, y se ríe…Y entonces ella recuerda las tardes en que se reían los dos y piensa que está haciendo algo mal y no sabe qué es. ¿Qué puede ser si le pregunta y él no contesta? No puede molestarle. Él está haciendo cosas importantes que ella no entiende.

No se habrá dado cuenta de cómo han crecido las plantas en un año, menos mal que no se le han muerto porque está la casa muy bonita, aunque no le diga nada. Lo sabe por las revistas y la televisión. Tiene que apagarla cuando él llega para que pueda elegir su programa favorito y no se piense que ha estado perdiendo el tiempo.

Un día, cuando sonó la llave de la puerta, se escondió en la alcoba esperando que dijese algo porque había cambiado los muebles de sitio. Pero no dijo nada. Eso es que no le había gustado el cambio o quizá estaba pensando en sus cosas. Él siempre está haciendo cosas importantes.

A veces, con esa cabeza ligera que tiene, se podría haber olvidado de algún detalle y él, tan educado, no se lo decía. No decía nada. Cómo iba a contarle ella entonces que le dolía mucho el cuerpo si ni siquiera sabía qué parte le dolía…Era el estómago. No, eran la espalda y las piernas. Eran las piernas y también, a ratos, las manos y siempre dolor de cabeza. Con esa vida tranquila que llevaba, de qué iba a quejarse…Lo peor eran las noches. No podía dormir.

Él era un hombre bueno, no le pegaba nunca, no venía borracho, no le faltaba de nada…Tuvo mucha suerte al casarse con él porque, quién iba a quererla a ella…

Ya llevaban dos años y los niños no venían, seguramente ella tenía la culpa, por eso no le hablaba. O quizá, no le hablaba porque no tenía gana. Por eso deseaba con todas sus fuerzas que sonase el teléfono. Sí, para poder escuchar de nuevo su voz y acordarse de cuando eran novios y decía cosas tan bonitas. ¿O quizá no era él?. Sí, sí, era él, con esa cabeza se confunden las cosas.

Agachada no podrá verla. Es mejor. Así él cena con todo limpito y ve solo cosas bonitas, como las que decía, decía muchas cosas bonitas, cosas bonitas, cosas bonitas, cosas bonitas…

¡Despierte! ¿Qué se ha tomado? Su marido está fuera esperando.

No sé qué ha pasado. Estoy muy bien. No le preocupen. No le molesten. Ha sido culpa mía. Soy muy torpe. Me equivoqué.

El maltrato psicológico es una manifestación de violencia hacia las personas. Es difícil de detectar. En el caso de las mujeres, el silencio es su peor enemigo. Si a menudo, hay dificultad en admitir y denunciar el maltrato físico evidente, ¿cómo demostrar el maltrato psicológico?

Ese maltrato sibilino que confunde, aisla, culpa, menoscaba la autoestima y produce enfermedades psíquicas y físicas puede empezar, simplemente, por el silencio…

Por: Yolanda Martos Wensell para reeditor.com

Autor: IINNUAR INVESTIGACION DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO PSICOPEDAGOGÍA, NEUROPSICOLOGÍA, PSICOLOGIA, PSICOSOCIOLOGIA, NEUROLOGÍA

Diagnóstico , Tratamientos, Clínica individual e institucional : Neuropsicología - Psicopedagogía. Sociología clinica- Neurología - Consultoría Capacitación profesional Interconsulta y Supervisiones de Casos Clínicos . Asesoramiento y dirección de Tesis - Especialistas en aplicacion de NTics a la Educación. Cambridge Teaching with ICT award Investigación Consultoria Diagnóstico Tratamientos Evaluación Neuropsicológica - Estimulación Cognitiva Consultorio presencial y on-line

2 comentarios en “CUANDO LA VIOLENCIA ESTÁ EN EL SILENCIO”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s