¿CÓMO LEER LAS PALABRAS AHOGADAS DE UN NIÑO? Por Lic. Mario Valdez

El vértigo cotidiano, los desesperantes ejercicios de supervivencia, la sociedad del individualismo, son algunos de los tantos condicionantes que nos impide detenernos a comprender el espíritu de un niño que ahoga en el silencio sus dolores. El escritor José Saramago, en su cuento: “La nieve negra”, exhibió esta “discapacidad” de nosotros los adultos para percibir la claridad y la simpleza de un niño que se expresa, quien seguramente al no ser comprendido o “leído”, se le otorgará la insignia lacerante que tan prontamente otorgamos: -Este niño padece de “tal” patología…, habrá que medicarlo.

En este espacio les invitamos a leer este cuento con detenimiento y atención, para luego pensar cuánto habita en nosotros de la mirada rápida y juicio pronto de la docente del cuento. “La nieve negra” es una herramienta preciosa para releer y en el caso de los terapeutas que trabajan con niños, aplicar en la labor cotidiana. Tómese su tiempo y luego escriba como comentario qué de nuevo ha sentido en la imagen descrita por el genial autor portugués.

 Niña pensamiento

La nieve negra

 Ya sé que estamos fuera de la estación: el invierno se fue, y tenemos ahí el calor, la playa, las sombras de los grandes árboles, el sol duro que nos ablanda, las tardes apacibles, las noches tibias que se ondulan como pesados y blandos terciopelos negros. Hablar de nieve en junio supone una lamentable falta de oportunidad. Pero, como de debajo de los pies se alzan los trabajos, también el azar de los encuentros puede invertir el orden de las estaciones y traer el invierno a los pinos del verano, y hacer que nos traspase un frío terrible que nada será capaz de vencer. Porque, nunca me cansaré de decirlo, hay que tener mucho cuidado con los niños.

Estos minúsculos hijos de los hombres han aparecido a veces en mis crónicas. Y de niños he hablado como quien los conoce bien, porque también uno ha pasado por eso. Y ahora pregunto: ¿qué son los niños? Diez mil pedagogos se disponen a responderme. Dejo de lado, de antemano, sus respuestas, unas porque ya las conozco, otras porque las adivino, y vuelvo a preguntar: ¿Qué son los niños? ¿Qué seres extraños son esos que vuelven hacia nosotros sus rostros lozanos, que nos turban a veces con una mirada súbitamente profunda y sabia, que son irónicos y gentiles, débiles e implacables, y siempre tan ajenos? Tenemos prisa por verlos crecer, por admitirlos en el clan de los adultos sin sorpresa. Nos mostramos impacientes, nerviosos, porque estamos ante una especie desconocida. Cuando ya son nuestros iguales, les hablamos de la infancia que tuvieron (la que recordamos, como observadores desde el lado de afuera) y nos sentimos casi ofendidos porque a ellos no les gusta nada que se les recuerde una situación en la que no se reconocen ya. Ahora son adultos: es decir, otra especie humana.

En esa infancia está, por ejemplo, la historia que voy a contar y que debo a uno de esos encuentros casuales. Y después de reproducida aquí me dirán si no tengo razones para insistir: hay que tener mucho cuidado con los niños. No el cuidado común, el que tiende a prevenir accidentes, esos que bajo tal rúbrica aparecen en las noticias de los periódicos, sino otro tipo de cuidado, más minucioso y sutil. Me explicaré.

Una maestra mandó un día a sus alumnos que hicieran una composición plástica sobre la Navidad. No lo dijo así, claro. Dijo, más o menos, una frase como ésta: “Haced un dibujo sobre la Navidad. Podéis usar lápices de colores, o acuarelas, o papel satinado, lo que prefiráis. Y me lo traéis el lunes.” Que lo dijera así o no, es igual, el caso es que los alumnos llevaron el trabajo. Aparecía allí todo cuanto suele aparecer en estos casos: el pesebre, los Reyes Magos, los pastores, San José, La Virgen y el Niño. Mal hechos, bien hechos, toscos o hábiles, los dibujos cayeron el lunes sobre la mesa de la maestra.

Allí mismo, ella los vio y calificó. Iba marcando “bien”, “mal”, “suficiente”, en fin, el trance por el que todos hemos pasado. De repente, ¡ah, hay que tener mucho cuidado con los niños! La maestra coge un dibujo, un dibujo que no es ni mejor ni peor que los demás. Pero ella tiene los ojos clavados en el papel, y está desconcertada: el dibujo muestra el inevitable pesebre, la vaca y el burrito, y toda la demás figuración del caso. Sobre esta escena sin misterio cae la nieve, y esa nieve es negra. ¿Por qué?

“¿Por qué?, pregunta la maestra en voz alta al niño. El chiquillo no responde. Más nerviosa quizá de lo que aparenta, la maestra insiste. Hay en el aula los crueles murmullos y sonrisas de rigor en estas situaciones. El niño está de pie, muy serio, algo tembloroso. Y, al fin, responde: “Puse la nieve negra porque esta Navidad murió mi madre”.

Dentro de un mes llegamos a la luna. Pero, ¿cuándo y cómo llegaremos al espíritu de un niño que pinta la nieve negra porque murió su madre?

 SARAMAGO, José (1997) “La nieve negra”,

en De este Mundo y del Otro. Ronsel, Barcelona.

Gracias por dedicar su tiempo para nuestra propuesta.

Prof. Lic. Mario Valdez

 

Autor: IINNUAR INVESTIGACION DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO PSICOPEDAGOGÍA, NEUROPSICOLOGÍA, PSICOLOGIA, PSICOSOCIOLOGIA, NEUROLOGÍA

Diagnóstico , Tratamientos, Clínica individual e institucional : Neuropsicología - Psicopedagogía. Sociología clinica- Neurología - Consultoría Capacitación profesional Interconsulta y Supervisiones de Casos Clínicos . Asesoramiento y dirección de Tesis - Especialistas en aplicacion de NTics a la Educación. Cambridge Teaching with ICT award Investigación Consultoria Diagnóstico Tratamientos Evaluación Neuropsicológica - Estimulación Cognitiva Consultorio presencial y on-line

9 comentarios en “¿CÓMO LEER LAS PALABRAS AHOGADAS DE UN NIÑO? Por Lic. Mario Valdez”

  1. Estimados, no puedo ser objetivo con Saramago. Es por muchas razones uno de mis novelistas favoritos y uno de los intelectuales que más admiro, no sólo por su talento, sino también por su sensibilidad y su compromiso sociopolítico. Es justamente eso lo que se pone de manifiesto en este relato. Uno puede saberse toda la nosografía de Enri Hy, todo Freud, Lacan y todo el Cognitivismo junto, pero de nada sirve tanto conocimiento si no se tiene la sensibilidad para acercarse al paciente, eso que tanto enseñaba Winnicott, por otra parte. Eso es lo que nos enseñan seres especiales como Saramago, Baricco…
    Tantas veces se considera como profesional perseguir el diagnóstico (como si éste no fuera , por lo menos eventualmente, provisorio) ajustarse a protocolos y encuadres, pero se olvida que la empatía es parte del profesionalismo.
    Muchas gracias por su trabajo con su blog.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias estimado amigo Bitpsi, por leernos y siempre estar apoyando nuestras publicaciones , coincido con tus palabras, y perspectiva clínica, que en definitiva tiene que ver con pararse desde el lugar de no etiquetar, de la provisoriedad de nuestras hipótesis diagnósticas, sobre todo en un niño en pleno desarrollo, y especialmente , creo que lo compartirás también, desde una mirada que enfoca las fortalezas primero, priorizar y enumerar todo lo que la persona puede hacer y tiene como potencialidad , y no sólo mirar desde lo que no puede. Seguimos intercambiando opiniones.. un abrazo!! Silvia.

      Me gusta

  2. Construir puentes entre los niños y el profesional…es algo que no se aprende entre libros, tal vez puedan servir como estructura de abordaje, pero el relleno lo pone cada uno, de manera única e irrepetible…no existe una guía certera de los pasos a seguir para llegar al niño, personalmente creo que cada profesional que se desempeñe con una real vocación…trae consigo esa magia innata para conectar con el niño con solo una mirada, un gesto, diciendo sin decir…escuchando esas palabras no dichas. En resúmen, me encantó el cuento, no lo conocía. Saludos!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s