El devenir del sujeto en la nueva cartografía social – Por Mario Valdez

10441433_1493060050928095_3870046482689987368_n mapas antiguos

Aquella sociedad de los siglos XIX y XX en la que las clases estaban determinadas por su posición económica y en base a ellas podía estudiarse sus maneras de actuar y de pensar, dieron paso a una sociedad contemporánea que se caracteriza por un cambio permanente de las representaciones, por lo que los modos de análisis deben ser revisados y modificados. En la actualidad existe una tenue diferencia de capacidad económica entre un asalariado con contrato precarizado, un asistido por el Estado, un comerciante descapitalizado, un docente mal pagado o un intelectual desocupado. Pero asimismo, esta igualación en las carencias no implica que entre todos estos actores se consolide una categoría social homogénea. Cada uno permanece asido a su habitus de origen en la ilusión de re-posicionarse en un espacio social privilegiado que cree haber ganado con justicia. Mientras este proceso tiene lugar, el malestar en unos y otros profundizan la crisis de representatividad, se cuestiona a las instituciones, siente  miedo al futuro y el vínculo social se esfuma en favor de un aislamiento neurótico que genera movimientos en el tejido social en camino a la instauración de nuevas desigualdades. A partir de esta situación, las identidades sociales se desvanecen e promueven en los sujetos un impulso de atrincheramiento en los valores de origen, los que parecen darle anclaje en la posición que se niega a abandonar y con los que se profundizan además las lógicas de segregación imperantes en aquellos viejos pero remozados valores culturales que le constituyeron.

Bajo esta mirada de la actualidad social, podría inferirse que ese malestar manifiesto frente al nuevo mapa de la sociedad de las certezas perdidas, no se origina solamente por la pérdida de capital económico, sino que se relaciona con los aspectos devastadores del individualismo moderno.

Síntomas sociales en la escuela.

“Analizar los saberes implica analizar las prácticas discursivas”.

Michel Foucault

Para Renoauard: “Los síntomas sociales son el resultado de las intervenciones, del funcionamiento y de los modos de operar de los dispositivos de gestión”.

Por su parte  la doctora Hebe Tizio, asegura que:

La posición de los agentes sociales no es ajena a la interpretación que hacen de la situación en las que le toca intervenir y de la actitud que adoptan se derivan modos de operar, cursos de acción a seguir. Las definiciones dominantes son aplicadas, a veces sin saberlo, por los agentes que trabajan en los dispositivos de gestión de los llamados síntomas sociales.

Para hablar de síntoma social, es necesario diferenciarlo del síntoma institucional y del síntoma subjetivo. Puede hablarse de síntoma social como una categoría colectiva construida en base a la homogenización. La práctica docente en instituciones que congregan un colectivo desfavorecido en términos socio-económicos y culturales, se sumerge en general en la atención de las demandas y necesidades de alumnos que la habitan, en detrimento del surgimiento de la demanda singular de cada sujeto, en detrimento también de la promoción del desarrollo del lazo social y finalmente de la transmisión cultural. Esta acción asistencial lleva indefectiblemente al desamparo del profesional docente por haber perdido la brújula y sus pilares de referencia profesional, lo que deriva en sentimiento de soledad y pérdida de autoridad. A este contexto de vacío y soledad se le suma que la práctica docente se encuentra atravesada por la exigencia de una evaluación constante de su práctica, quizá también a dar explicaciones sobre la falta de transferencia áulica y sobre el fracaso en la transmisión de contenidos.  Las consecuencias de este síntoma social, producido por la homogenización de la enseñanza, deriva en una patologización y medicalización de los sujetos involucrados, tanto alumnos como docentes, considerados inadecuados para integrarse al rígido circuito institucional. Eric Laurent señala que:

Más allá del campo de la salud mental, otras áreas  del campo de lo social, afectadas también por los efectos perversos de la técnica y la retórica evaluativa, perciben las consecuencias de la voluntad de destrucción del supuesto saber…

Prof. Lic. Mario Valdez

Neuropsicología del aprendizaje

Psicopedagogía Clínica

Autor: IINNUAR INVESTIGACION DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO PSICOPEDAGOGÍA, NEUROPSICOLOGÍA, PSICOLOGIA, PSICOSOCIOLOGIA, NEUROLOGÍA

Diagnóstico , Tratamientos, Clínica individual e institucional : Neuropsicología - Psicopedagogía. Sociología clinica- Neurología - Consultoría Capacitación profesional Interconsulta y Supervisiones de Casos Clínicos . Asesoramiento y dirección de Tesis - Especialistas en aplicacion de NTics a la Educación. Cambridge Teaching with ICT award Investigación Consultoria Diagnóstico Tratamientos Evaluación Neuropsicológica - Estimulación Cognitiva Consultorio presencial y on-line

1 comentario en “El devenir del sujeto en la nueva cartografía social – Por Mario Valdez”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s