Pandemia y poesía

LA COCINA DE LAS PALABRAS

Ante lo difícil que resulta mantener un equilibrio psíquico en estos días, los invito a recitar cada mañana este maravilloso soneto de Almafuerte:

¡PIU AVANTI!

No te sientas vencido, ni aun vencido

No te sientas esclavo ni aun esclavo

Trémulo de pavor, piénsate bravo

Y arremete feroz, ya malherido.

*

Ten el tesón del clavo enmohecido

Que ya viejo y ruín vuelve a ser clavo,

No la cobarde intrepidez del pavo,

Que amaina su plumaje al primer ruido.

*

Procede como Dios, que nunca llora

O como Lucifer, que nunca reza

O como el robledal, cuya grandeza.

*

Necesita del agua y no la implora

Que muerda y vocifere, vengadora

Ya en el polvo, rodando, tu cabeza.

Ver la entrada original

Disfrutemos de esta genialidad de G. García Márquez

LA COCINA DE LAS PALABRAS

Solo vine a hablar por teléfono

Una tarde de lluvias primaverales, cuando viajaba sola hacia Barcelona conduciendo un coche alquilado, María de la Luz Cervantes sufrió una avería en el desierto de los Monegros. Era una mexicana de veintisiete años, bonita y seria, que años antes había tenido un cierto nombre como artista de variedades. Estaba casada con un prestidigitador de salón, con quien iba a reunirse aquel día después de visitar a unos parientes en Zaragoza. Al cabo de una hora de señas desesperadas a los automóviles y camiones de carga que pasaban raudos en la tormenta, el conductor de un autobús destartalado se compadeció de ella. Le advirtió, eso sí, que no iba muy lejos.

-No importa -dijo María-. Lo único que necesito es un teléfono.

Era cierto, y solo lo necesitaba para prevenir a su marido de que no llegaría antes de las siete de la noche…

Ver la entrada original 1.200 palabras más

Hoy, un poco de misterio insostenible con Agatha Christie

LA COCINA DE LAS PALABRAS

Cuento: Nido de avispas

John Harrison salió de la casa y se quedó un momento en la terraza de cara al jardín. Era un hombre alto de rostro delgado y cadavérico. No obstante, su aspecto lúgubre se suavizaba al sonreír, mostrando entonces algo muy atractivo.

Harrison amaba su jardín, cuya visión era inmejorable en aquel atardecer de agosto, soleado y lánguido. Las rosas lucían toda su belleza y los guisantes dulces perfumaban el aire.

Un familiar chirrido hizo que Harrison volviese la cabeza a un lado. El asombro se reflejó en su semblante, pues la pulcra figura que avanzaba por el sendero era la que menos esperaba.

-¡Qué alegría! -exclamó Harrison-. ¡Si es monsieur Poirot!

En efecto, allí estaba Hércules Poirot, el sagaz detective.

-¡Yo en persona. En cierta ocasión me dijo: “Si alguna vez se pierde en aquella parte del mundo, venga a verme.” Acepté su invitación, ¿lo recuerda?

Ver la entrada original 1.183 palabras más

Lectura obligatoria del fin de semana. Hoy: Ray Bradbury

LA COCINA DE LAS PALABRAS

Encuentro nocturno

Antes de subir hacia las colinas azules, Tomás Gómez se detuvo en la solitaria estación de gasolina.

-Aquí se sentirá usted bastante solo -le dijo al viejo.

El viejo pasó un trapo por el parabrisas de la camioneta.

-No me quejo.

-¿Le gusta Marte?

-Muchísimo. Siempre hay algo nuevo. Cuando llegué aquí el año pasado, decidí no esperar nada, no preguntar nada, no sorprenderme por nada. Tenemos que mirar las cosas de aquí, y qué diferentes son. El tiempo, por ejemplo, me divierte muchísimo. Es un tiempo marciano. Un calor de mil demonios de día y un frío de mil demonios de noche. Y las flores y la lluvia, tan diferentes. Es asombroso. Vine a Marte a retirarme, y busqué un sitio donde todo fuera diferente. Un viejo necesita una vida diferente. Los jóvenes no quieren hablar con él, y con los otros viejos se aburre de un…

Ver la entrada original 700 palabras más

¿Quién es la poetisa Louise Glück, ganadora del premio Nobel de literatura 2020?

LA COCINA DE LAS PALABRAS

La poeta estadounidenseLouise Glückha ganado elpremio Nobel de Literatura2020, según acaba de dar a conocer el secretario de laAcademia Sueca,Mats Malm, desde la sede de la institución enEstocolmo. Glück, que no estaba en las quinielas de este año, ha sido galardonada “por su inconfundible voz poética que con austera belleza hace universal la existencia individual”, según el fallo de la institución.

Nacida en Nueva York el 22 de abril de 1943, Glück se graduó en 1961 en la Hewlett High School neoyorquina, y luego asistió al Sarah Lawrence College y a la Universidad de Columbia. El Nobel de Literatura viene a coronar una larga y reconocida trayectoria, que comenzó a finales de la década de los sesenta con la publicación, en 1968, de su primer libro, “First born”, que fue reconocido con el Academy of American Poet’s Prize. Desde entonces…

Ver la entrada original 178 palabras más

El arte de la novela – Secretos y curiosidades de grandes escritores

LA COCINA DE LAS PALABRAS

Secretos de grandes escritores

Henry Miller: El escribir, como la vida misma, es un viaje de descubrimiento. La aventura es de carácter metafísico: es una manera de aproximación indirecta a la vida, de adquisición de una visión total del universo. Pablo Neruda: escribir para mí es como respirar. No podría vivir sin respirar y no podría vivir sin escribir. Milan Kundera: Escribir es el placer de contradecir, la felicidad de sentirse solo contra todos, la alegría de provocar a los enemigos y de irritar a los amigos.

Plinio Apuleyo:

Escribir es también un acto de magia, inmovilizar o conservar lo que, de acuerdo con la ley más esencial de la vida,(el movimiento), se va inexorablemente. En última instancia, el escritor, como el pintor o el músico, no es sino un coleccionista. Julio Cortázar: Escribir, para mí, es hacer el esfuerzo de soñar, una tentativa de romper barreras y sucede…

Ver la entrada original 3.203 palabras más

Uso correcto del gerundio y revisión de algunos solecismos

LA COCINA DE LAS PALABRAS

USO CORRECTO DEL GERUNDIO:

  1. La función más general del gerundio, aunque no exclusiva, es la de modificar al verbo como un adverbio de modo: hablaba gritando, pasaron corriendo, contestó sonriendo, etc. En estos ejemplos, el gerundio está puesto después del verbo y es la construcción más lógica y regular, pero puede anteponerse como en este caso:

Sonriendo, contestó. En este caso el gerundio adquiere un relieve estilístico parecido al de los adjetivos calificativos antepuestos al sustantivo.

  • Utilizado en función verbal, la acción que denota debe ser anterior o contemporánea a la del verbo conjugado en la oración principal:

“Quitándose del cuello una riquísima cadena que llevaba, se la dio a Gonzalo en sus propias manos”. (Denota acción anterior).

“Enseñando se aprende”. (Denota acción contemporánea).

  • En virtud de la regla anterior, son reprobables las construcciones en las que el gerundio denota una acción posterior a la del verbo principal:

Ej: “El…

Ver la entrada original 676 palabras más

Semana de cuentos: invitado de hoy: Rodolfo Walsh

LA COCINA DE LAS PALABRAS

ESA MUJER

El coronel elogia mi puntualidad:

-Es puntual como los alemanes -dice.

-O como los ingleses.

El coronel tiene apellido alemán.

Es un hombre corpulento, canoso, de cara ancha, tostada.

-He leído sus cosas -propone-. Lo felicito.

Mientras sirve dos grandes vasos de whisky, me va informando, casualmente, que tiene veinte años de servicios de informaciones, que ha estudiado filosofía y letras, que es un curioso del arte. No subraya nada, simplemente deja establecido el terreno en que podemos operar, una zona vagamente común.

Desde el gran ventanal del décimo piso se ve la ciudad en el atardecer, las luces pálidas del río. Desde aquí es fácil amar, siquiera momentáneamente, a Buenos Aires. Pero no es ninguna forma concebible de amor lo que nos ha reunido.

El coronel busca unos nombres, unos papeles que acaso yo tenga.

Yo busco una muerta, un lugar en el mapa. Aún no es…

Ver la entrada original 551 palabras más

Poesía latinoamericana de excelsitud: Hoy: César Vallejo

LA COCINA DE LAS PALABRAS

ESPERGESIA

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que soy malo; y no saben
del diciembre de ese enero.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha…
Bueno. Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que mastico… y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de ferétro,
luyidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.

Todos saben… Y no saben
que la Luz es tísica,
y la Sombra gorda…
Y no saben que el misterio sintetiza…
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el…

Ver la entrada original 237 palabras más